Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Duelo de Titanes hoy en sexto juego de la final de la Liga Superior de Baloncesto

La actuación del  equipo matancero de baloncesto, en la final de la Liga Superior, ha mantenido expectante a la afición de la provincia en la última semana.

La selección que conduce  el dinámico Allen Jemmot, con su triunfo sabatino de 68 por 63 ante un quinteto pinareño que no da tregua, levantó las esperanzas de la amplia familia del baloncesto matancero que este año se ha movido en ómnibus o camiones para apoyar  a sus representantes, tanto en los encuentros de la etapa semifinal, como en esta decisiva.

Desde hacía once años un conjunto de esta provincia no clasificaba para discutir el título del país en una Liga Superior. Digamos más,  desde 1935, cuando el Club Deportivo Cárdenas lo alcanzó por última vez en su rico historial de seis campeonatos en la Unión Atlética Amateur de Cuba, ningún otro seleccionado de Matanzas en la rama masculina ha podido obtener ese galardón.

Cuando los torneos nacionales se jugaban por el sistema de todos contra todos tuvimos un Henequeneros  en 1976 que lo discutió ante Industriales, pero cayó en tiempo extra 86 por 84 y al siguiente año volvieron a salir en busca del triunfo, esta vez frente a la selección oriental Mineros, pero tampoco se pudo ganar.

De aquellos tiempos recordamos a jugadores de mucha calidad como Rafael Cañizares, los hermanos Varona,  Julio “el Bolo” Rodríguez, entre otros, que escribieron una página de gloria en nuestro baloncesto.

El mérito mayor del actual equipo matancero radica en su combatividad y en la buena conducción del debutante  director técnico, Allen Jemmot, quien  rompió todos los pronósticos para llevar a su “Maquinaria” a triunfos en el Torneo de Ascenso y luego a clasificar para la discusión de medallas en la Liga, por encima de fuertes quintetos como Capitalinos, Ciego de Ávila y Villa Clara.

Es cierto que las lesiones de algunas de sus principales figuras han incidido en un mejor desempeño ante Pinar del Río, dígase William Granda y el corajudo Yasmani Deschapelli, que a pesar de ese “hándicap” han salido en ocasiones a la cancha y merecen todo el respeto del público.

Antes de partir hacia Pinar, Jemmot aseguró que saldremos como guerreros a pelear la victoria, aún respiramos y no seremos presa fácil para el contrario.

En el deporte se gana o se pierde.  Suceda lo que suceda nuestros jugadores han asegurado con su desempeño el mejor de los trofeos que es el reconocimiento y el cariño de la afición.

Hoy desde las 7:00 de la noche tendremos el sexto juego de la postemporada en la Sala 19 de Noviembre, de la capital vueltabajera; de ganar los locales obtendrían el título, pero cuidado porque un éxito de  los Rojos llevaría la serie a siete encuentros y ese puede ganarlo cualquiera.



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones