Search
Monday 16 December 2019
  • :
  • :

Original y renovado: Sauto regresará al pasado desde lo moderno

“Es una institución que lleva muchos recursos financieros, que necesita mucho de la sensibilidad de quienes tienen que ver con la restauración. Debe ser un trabajo lo suficientemente cuidadoso que contribuya a salvar el patrimonio cultural que significa el inmueble.”

Ulises Rodríguez Febles, dramaturgo, historiador, investigador y escritor

Sauto es la primera pieza del neoclásico cubano, la obra arquitectónica más importante de ese movimiento en Cuba. Matanzas tiene la dicha de poseer este inmueble de importancia mundial. Este edificio es merecedor de los elogios de todas las personas que lo visitan porque es uno de los verdaderos símbolos de la ciudad.”

Rolando Estévez, artista de la plástica

Para los matanceros el teatro Sauto significa más que el edificio que se levanta austero y magnánimo en medio de la Plaza de la Vigía. Sin dudas, muchas historias, reencuentros, aventuras, ensoñaciones y añoranzas han nacido en sus predios, innumerables recuerdos permanecen impregnados a sus columnas hoy remozadas y conjeturo que no pocas personas sienten una fuerte conexión con este inmueble.

Sauto ha permanecido callado durante varios años luego de la fina lluvia que bautizó su última función, presagiando el tortuoso silencio que reina allí desde que el teatro cerró sus puertas en el 2010. Después de más de dos décadas sin realizar acciones de mantenimiento profundas en sus locaciones, la restauración que se lleva a cabo hace siete años en la institución puede valorarse como la más profunda que allí se haya desarrollado.

“Al Sauto le han realizado cuantiosas restauraciones desde el propio siglo XIX. De todas, las más definitorias han sido, la de 1965 a 1970 y esta última en la que estamos enfrascados”, especificó Leonel Pérez Orozco, historiador de la institución y Conservador de la Ciudad de Matanzas.

Durante buena parte de las acciones constructivas que tienen lugar en el coliseo matancero la escasez de presupuestos, la poca preparación de sus ejecutores y la falta de madera, material que constituye el 90 por ciento de las estructuras del edificio, incidieron negativamente en el avance de las obras, en diferentes etapas de trabajo.

Sauto es la institución cultural más importante de la provincia de Matanzas; puede considerarse la meca de prácticamente todos los artistas y espectáculos que se mueven nacionalmente en el país. A eso podemos sumarle el sentimiento de desasosiego que produce en el matancero que adora su teatro y espera su inauguración.”

Aventurarse a establecer fechas de terminación pudiera resultar el “boomerang” que tantas veces nos ha sacudido las cabezas y las esperanzas. Los matanceros reclaman su teatro desde hace mucho tiempo.

“Muchos matanceros lo añoramos por lo que representa para nuestra cultura. Es un emblema,  una joya de la cultura nacional. Permanece en el corazón de la ciudad, solo que se mantiene inerte, no corre sangre por sus venas.”

Pero este ferviente deseo no puede convertirse en motivo para que las labores se realicen con premura. No obstante, después de muchas lluvias y soles, la realidad es muy diferente a la que vivió la institución años anteriores, explicó Pérez Orozco, Conservador de la Ciudad de Matanzas. “El adelanto que se observa es evidente. Por las dimensiones del edificio y la complejidad del proceso, la restauración comenzó de arriba hacia abajo para facilitar la organicidad de las labores.

“Se realizaron trabajos en platea: se seccionaron las filas a la mitad, sin pasillo, con el objetivo de levantar una vez al año la platea, quitar los asientos y convertirla en un salón de baile. Los pernos que se instalan son de seguridad y de fácil manipulación.”

El presupuesto de ejecución para las labores de restauración del teatro neoclásico este año asciende a más de dos millones de pesos en moneda total. El proceso se encuentra en su última etapa constructiva con elevados niveles de originalidad.

“En el caso de los techos de los palcos se realizó el montaje de las cartulinas impresas con el dibujo que exhibieron desde sus primeros años, lo que denota gran elegancia para estas zonas. Ya se doraron las salas y se restauraron las lámparas de acuerdo con sus características primigenias. El escenario también está casi listo, solo resta su pulimento.”

La cooperativa no agropecuaria de construcción SANCOF asumió la demolición de las aceras para sustituirlas por mosaicos que imitan los del interior del portal, pertenecientes al siglo XIX, con el fin de mantener una homogeneidad en el exterior del teatro.

“Las acciones en el parque posterior también se encuentran en una última etapa. Sus estructuras de mármol están listas, fueron restauradas las estatuas de ese espacio. Ahora aguardamos la llegada de las rejas para cerrarlo al público. Después comenzarán los trabajos de restauración de las fuentes y la preparación de la jardinería.”

Gracias al empeño de quienes se han entregado a la restauración del Sauto el pueblo matancero y los visitantes que asistan a la institución serán testigos de un trabajo que vela por el cuidado de los detalles para imprimirle al inmueble elegancia y majestuosidad. “Resta el pulimento, el barniz y el cambio de cristales de las puertas de entrada al teatro. Estos exhibirán grabadas las letras que distinguen la institución.

“En el Salón de los Espejos se ubicó un tablado nuevo. Además resalta la ubicación de las cenefas, los apliques, la restauración de sus espejos y la confección de nuevas lunas a partir de los originales.”

Según explicó el Conservador de la Ciudad lo que puede demorar la esperada apertura del teatro Sauto sería la instalación del complejo sistema de aire acondicionado. En cuanto al resto de las acciones que faltan por ejecutar refirió que hoy se finalizan las obras por separado, cada una se ejecuta de forma paralela para luego pasar al montaje del escenario, las luces, tramoya y audio.

Es cierto que la obra ha demorado más de lo previsto, que la lluvia de fechas de terminación ha acabado por empapar de inseguridades a los matanceros que a diario pasan por la Plaza de la Vigía. Este teatro es vital para el desarrollo cultural de la conocida como Atenas de Cuba.

Mas, al final del camino cuando sus puertas cerradas no sean más que un recuerdo, habrá que valorar cuán necesaria era esta espera para cumplir con éxito los designios de Daniel D´Allaglio, será insoslayable darle la razón al tiempo.

“La gente está acostumbrada a que una obra se empieza hoy y se termina mañana, pero hay que pensar en el estudio que fue preciso realizar para mantener más de un 90 por ciento de su originalidad, la calidad y los detalles de la obra.

“No estamos entregando al matancero cualquier edificio, sino el más emblemático y uno de los más importantes teatros del mundo. Si queremos que este sea el primer inmueble de su tipo declarado Patrimonio de la Humanidad este es el precio, hay que esperar. Sauto es un ser vivo. No podemos violentar los procesos porque podemos matar las esencias de sus fines.”

Pero el Sauto no será solo el teatro que era antes. Los proyectos que lo sueñan como un complejo histórico cultural le aportarán mayores valores agregados como un espacio donde la cultura, la memoria histórica, los pasos, sentimientos y recuerdos de tantos artistas, las remembranzas de tantos matanceros y un sinfín de curiosidades y singularidades de este inmueble, se confabularán para engrandecerlo aún más, si eso fuera posible.

Hoy aún solo sonidos relacionados con el proceso constructivo acompañan los pasos de los buenos fantasmas que deambulan por sus pasillos. Sin embargo, un latido común y silencioso, pero pertinaz, emana desde el corazón del Sauto hacia todas las direcciones y se convierte en una especie de alimento cultural y espiritual del que se nutre esta ciudad para no morir, aunque su amante compañero permanezca en penumbras.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones