Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Agua fuerte para probar el oro

El 21 de abril fue un día trágico para el movimiento revolucionario y clandestino cubano, en una casa del reparto La Cumbre, de la ciudad de Matanzas, conocida como Villa Gloria, se oyeron varias explosiones, que pusieron fin a la vida de Enrique Hart Dávalos, jefe de Acción y Sabotaje en esta provincia del occidente de la Isla.

Ese día Enrique le pidió a su esposa, que tenía en brazos a uno de sus dos pequeños hijos, que se quedara en la sala, él entró en la habitación donde escondían los explosivos y algunas armas cortas, acompañado por el combatiente clandestino Juan Alberto Morales (Kent).

Inesperadamente ocurrió una gran explosión; la esposa atemorizada salió gritando mientras que otro compañero, Carlos García Gil (Yayo) entró a auxiliar a sus compañeros. Se producen otras explosiones y los tres jóvenes mueren.

Así se inscribió en la historia ese hecho fatídico que cada 21 de abril convoca a matanceros de todas las edades, familiares de los caídos en la acción y compañeros de luchas, a rendirle eterno tributo a Enrique, Kent y a Yayo.

Enrique en la memoria

El coordinador del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) en Matanzas en esos momentos, Ricardo González Tejo, conocido como “el Maestro” al referirse a la actividad revolucionaria de Enrique comentó:

“Cuando Enrique llega a Matanzas logra con su inteligencia, audacia y dinamismo darle un vuelco a la situación que en ese momento tenía la provincia.

“El asalto a la emisora Radio Tiempo, de la ciudad de Matanzas, el nueve de abril de 1958, fue decisivo pues desde allí se leyó un comunicado llamando a la huelga general revolucionaria, que finalmente fracasó, pero permitió esclarecer deficiencias organizativas y preparar acciones posteriores a escala nacional.”

Cuando muere a los 28 años de edad era uno de los hombres más intrépidos y audaces del movimiento clandestino.

Por esas razones en la carta que Faustino Pérez le escribe a Armando Hart, prisionero en Isla de Pinos para informarle de los valiosos revolucionarios caídos, le comenta:

“Para colmar la copa, tu hermano, nuestro hermano; ese ser lleno de vitalidad llevaba siempre tensa la cuerda de la acción. En él no podía haber nada estático. Era como el agua fuerte para probar el Oro puro y desechar el falso.”

Honor a quien honor merece

Para honrar la grandeza de Enrique Hart Dávalos, jefe de Acción y Sabotaje en Matanzas, el Consejo de Estado estableció como Día del Trabajador de la Administración Pública el 4 de julio, fecha en la que nació este mártir de la Patria.

Igualmente se estableció la Distinción Enrique Hart Dávalos para reconocer a los trabajadores y colectivos laborales de ese sector que se destacan por sus resultados.

Enrique era, tal y como lo describe Héctor Rodríguez Llompart, temerario y de ideas atrevidas, de esos hombres que llevan sus acciones hasta donde les llega el pensamiento.

Familiares de los mártires de Villa Gloria.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones