Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Una singular carrera de… ¿estatuas vivientes?

Por estos días cuando el teatro se apodera de las principales plazas y parques de Matanzas, como un desafío al dilatado adormecimiento de esta ciudad, las estatuas vivientes añaden sobrados atractivos al ambiente citadino que se vive en las calles yumurinas desde el 19 de abril último.

En el programa de la novena Jornada de Teatro Callejero se incluye entre las propuestas más sugerentes la Carrera de Estatuas Vivientes, que se realiza por segunda ocasión en el país, después de que se desarrollara en La Habana como una iniciativa del Proyecto H.K.

El término carrera resulta irónico cuando nos referimos a los pausados gestos de los artistas de la pose quienes, inertes o con andar pausado, observan el desarrollo de la vida teatral. Pero no se trata precisamente de una persecución entre estos singulares personajes por alcanzar primero la línea de meta, tal como imaginarán muchos. El fin de esta especial competencia tiene un propósito más valioso para los artistas.

“Consiste en una selección que hacemos tres especialistas. Nosotros conocemos de antemano las agrupaciones que desarrollan estatuas vivientes, estudiamos sus características y potencialidades. Seleccionamos las obras que consideramos dignas para participar y una vez que están en escena concluyen nuestras funciones.

“Es una manera de investigar el estado actual del movimiento del estatismo en nuestro país y analizar cómo puede crecer más”, explicó Olix Isaac Rivera, coordinador del Proyecto H.K e investigador del movimiento de estatuas vivientes en Cuba.

Una vez más el teatro intenta convertir a los espectadores en protagonistas de las obras que presentan las diferentes agrupaciones. Ahora el público se instituye como máximo juez de esas propuestas.

“Se entregan boletas al público, ellos son los que votan por las estatuas de su preferencia y se otorgan tres premios que resaltan su popularidad. Independientemente de un reconocimiento que se les da, también se les entregan materiales imprescindibles para desarrollar sus presentaciones, como maquillaje profesional.”

Así es que la Carrera de Estatuas Vivientes agrupa a un colectivo que vela por el correcto desarrollo de esta modalidad del arte callejero, desde los buenos hábitos higiénicos de quienes lo fomentan, el uso debido del maquillaje, su preparación física y sicológica.

Pero sus aspiraciones van más allá. La mirada está concentrada en desarrollar esta iniciativa con carácter internacional, algo así como una competencia en la que se medirán las habilidades de las estatuas vivientes del mundo en pos de entretener al público, hacerlo reflexionar e influir en el desarrollo de esta modalidad a nivel mundial.

“Queremos llevarla al centro histórico y que se convierta en un evento internacional. Con ese fin estamos en un proceso de reconocimiento, estudio y análisis de cada una de las agrupaciones que la desarrollan, los elementos que le aportan y su papel en el reflejo y desarrollo de la cultura.”

Esta vertiente expresiva, cuyo origen se asocia a las antiguas civilizaciones griega y egipcia, está de moda en muchas urbes modernas del mundo y en Cuba existe un gran movimiento teatral que se dedica a fomentarla.

“Llega a Cuba aproximadamente en el año 2000 cuando aparecen las primeras representaciones de estatuas vivientes con agrupaciones como Teatro de los Elementos. Se destacan también desde esa etapa las propuestas del grupo D´Morón Teatro, con un maravilloso hacer a partir del barro. En el centro histórico de La Habana Vieja este movimiento estuvo un poco dormido, pero es meritorio el trabajo de Gigantería a partir del 2005.

“El 6 de febrero del 2012 nació el Proyecto H.K, con el estreno del performance El forastero, una presentación determinante para la proliferación del estatismo, en su estilo callejero típico y tradicional.

“Actualmente varios grupos desarrollan el movimiento de las estatuas vivientes en el país, cada cual defiende su sello: Ojos Teatro, en Santiago de Cuba, trabaja el body paint y D`Morón Teatro, primer y único grupo que desarrolla obras de gran formato como Medea de barro, con más de 30 estatuas en escena.

“En Cienfuegos se destaca El carro de Thespis, los primeros en escenificar a artistas de la ciudad, entre ellos a Benny Moré; Vóltice, de Villa Clara y el grupo TECMA, también con figuras de la identidad cultural pinareña como Polo Montañés, Miguelito Cuní.”

También en la Atenas de Cuba esta disciplina artística se convierte en un verdadero espectáculo, iniciado en fecha reciente con la aparición de proyectos como Renacimiento y Estero.

Estos singulares artistas seducen sin acordes ni mayores atributos que los gestos lentos de su propio cuerpo, retocado con tintes. Desde su aparente inmovilidad forman un museo viviente al aire libre donde escenifican a personalidades excelsas de la cultura cubana.

La Carrera de Estatuas Vivientes se desarrolla ayer y hoy desde las 10:00 de la mañana en el Parque de la Libertad. Una oportunidad para sentirnos parte de un movimiento que crece y se fortalece en Matanzas como en las ciudades más cosmopolitas del mundo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones