Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

La libertad de la desnudez

Impurezas del agua es la muestra fotográfica que se inauguró hoy en la galería Juan Francisco Manzano, de la casa social de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en Matanzas. Veinticuatro imágenes captadas por el lente de Ever Cano invitan a los espectadores a compartir una mirada desprejuiciada donde la desnudez del cuerpo masculino se sumerge en cristalinas aguas que dejan ver lo mucho y lo poco, para brindarle matices de autonomía a cada pieza.

Pero aunque resulta un especie de línea común, no es la tendencia al homoerotismo el elemento que resalta como esencia de esta propuesta visual en la que el artista recurre a la sexualidad con el único y primordial objetivo de exaltar la belleza humana desde su expresión más sincera, atractiva y sugerente.

Ever Cano profundiza en “impurezas” -catalogadas como tal por los convencionalismos de una sociedad aún machista- las cuales, más que metáforas discursivas, constituyen provocaciones evidentes a los tabúes establecidos a lo largo de los siglos de existencia del ser humano y hoy se mantienen latentes en el imaginario social de esta parte del continente y, más allá, una realidad que también se vislumbra en las culturas orientales.

En esa búsqueda hacia las expresiones artísticas de las artes visuales, Impurezas del agua se vale de la exploración de sensaciones eróticas, valiéndose de la edición e impresión digital de las fotografías, técnicas muy difundidas en el contexto actual del arte contemporáneo.

Por tanto no es esta una muestra en la que el mero tratamiento a los tópicos de la sexualidad obra como pretexto en aras de abordar el tan recurrente tema del cuerpo humano, sino que propone un acercamiento más reposado y sagaz para encontrar el placer sensorial en lo estéticamente bello y exquisito.

Diez modelos exhiben sus jóvenes y vigorosos cuerpos, cual estampas de sentimientos que subyacen bajo la piel, con una lucidez que le imprime colores incluso a las imágenes en blanco y negro. Los principales aciertos de la exposición radican en la sensibilidad de su creador para congelar momentos precisos, emociones espontáneas e irrepetibles, expresiones profundas y gestualidades que ubican en franco diálogo a cada uno de estos cuadros con los espectadores y entre sí.

Resalta asimismo el equilibro y la intencionalidad de un lenguaje visual que va más allá de apreciaciones físicas para aventurarse en la traducción social de temas tan subjetivos como la autoaceptación, la comodidad con el yo interno y el desenfado con que se muestran más que pieles carentes de accesorios y ropas, seres humanos en completa y evidente libertad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones