Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Una ciudad que habla de sus hombres

Inmerso hace 7 años en la mayor restauración de su historia, el teatro Sauto aguarda por su apertura

La ciudad de Matanzas posee una riqueza arquitectónica y patrimonial que se destaca entre las más completas y significativas de América. Aunque el tiempo y la indiferencia humana han atentado contra su conservación, aún hay quienes luchan por mantener ese legado que tanto dice de nosotros mismos.

A propósito de los principales monumentos de Matanzas, el conservador de la ciudad Leonel Pérez Orozco hizo referencias a las características de algunos de los que se encuentran en el centro histórico.

El Louvre, una de las mejores instalaciones hoteleras del país durante décadas, hoy exhibe una imagen deplorable

“La segunda Plaza de Armas, me refiero al Parque de la Libertad, se encuentra bien conservada, solo hay que cambiar el uso de algunos edificios públicos que están a su alrededor y remozar otros que subsisten en pésimas condiciones constructivas como el hotel Louvre. La Plaza de La Vigía, donde se produjo la fundación de la ciudad de Matanzas, contiene la mayoría de los edificios patrimoniales del centro histórico.

“Dentro de los monumentos más importantes tenemos los edificios ubicados en la calle Río, en la actualidad muy dañados tanto en su estructura interna como externa los cuales, después de sufrir un avatar tremendo de vandalismo arquitectónico conservan sus paredes exteriores y todavía pueden ser remozados.

“La escuela Milagrosa, en la esquina de Jovellanos y Contreras, los conjuntos monumentarios como el de La Libertad y la estatua del Mambí Desconocido; resaltan los hoteles de ciudad, parte importante de los ambiciosos proyectos de rescate en los que se inserta Matanzas con vistas al aniversario 325 de su fundación.”

En el caso de Matanzas, existen importantes inmuebles declarados Monumento Nacional, los cuales son evaluados con sistematicidad por la Oficina provincial de Monumentos y Sitios Históricos, según puntualizó su directora Mayra Hernández de León.

“Alrededor de toda la provincia están ubicados los monumentos nacionales y locales, cuyo estado de conservación oscila entre bien, regular y mal. Por ejemplo, el teatro Sauto, Monumento Nacional (MN), se encuentra inmerso en una de las mayores obras de restauración de las que allí se han desarrollado, el Palmar de Junco (MN) donde se realizaron labores de rescate.

“Se destacan como excelentes referentes el Museo Farmacéutico, el Castillo de San Severino, Monumentos Nacionales; la casa donde vivió José Jacinto Milanés, hoy Archivo Histórico. Son inmuebles que, aunque mucho de ellos ya estaban declarados MN, al estar dentro del centro histórico, se acogen a la distinción otorgada a este en el año 2013.”

Entre las mayores afectaciones que ha sufrido el patrimonio matancero se encuentra la desaparición de edificios considerados emblemas de la arquitectura cubana, pérdidas irreparables de la riqueza patrimonial de la Atenas de Cuba.

“Hablamos en el caso especial de un edificio que durante muchos años dolió en el sentido de pertenencia de los matanceros y aún hoy se sufre su injustificada desaparición: la Plaza del Mercado de Santo Tomás.

“El Riomar era un hotel de las tantas casas almacenes a la orilla del río por la calle Narváez, existentes en la Matanzas del siglo XIX. Su presencia cerraba el cuadro visual de la subida a la calzada de Tirry, desde la Plaza de la Vigía. Víctima del ciclón que azotó la ciudad en el año 48 y después devenido en casa de vivienda múltiple hasta que desapareció.

“Igualmente sucedió con el edificio de los Cien mil pesos, un inmueble que le aportaba elegancia arquitectónica a la entrada de la ciudad procedentes de La Habana.”

“Son muchas las violaciones que ocurren con los monumentos: no respetar una tarja, no cuidar los conjuntos escultóricos, las plazas. Su valor patrimonial nos habla de inmuebles que acumulan muchos años. Si no los protegemos llegará el momento que los perderemos”, agregó Hernández de León y prosiguió el Conservador.

“El matancero arranca rejas, modifica y quita puertas originales, rompe rejas y las abre para hacerle entradas de vaivén. El monumento a José Martí ha sido víctima de las agresiones de quienes se sientan sobre él.

“Es verdad que el patrimonio matancero ha sido dañado ampliamente, sobre todo en edificios públicos que han colapsado con los años debido a que no se ha desarrollado un plan de protección para su conservación o han sido dolorosamente saqueados por la población.

“Es verdad que de la memoria histórica y arquitectónica de la ciudad han desaparecido montones de edificaciones que hoy son parques; sin embargo hay mucho que proteger y salvar. Hay mucho por mostrar de nuestras riquezas patrimoniales”.

Asimismo el Conservador de Matanzas reafirmó la riqueza patrimonial que posee la Ciudad de los Ríos y Puentes. “Aunque pueda parecer una ironía, somos de las 10 ciudades patrimoniales del país que mejor conservado mantiene sus monumentos más importantes hasta hoy. Tenemos una ciudad integrada perfectamente entre monumentos naturales y arquitectónicos, únicos en el país.”

Esta idea fue respaldada por el arquitecto matancero Ramón Recondo Pérez. “A veces no somos capaces de valorar las cualidades excepcionales de la arquitectura colonial que poseemos, la cual trascendió del neoclasicismo y el eclecticismo a todas las corrientes de la modernidad. Esa constituye la mayor grandeza de esta ciudad, con sobrados méritos para ser reconocida Patrimonio de la Humanidad.”  

Orgullosos entonces del patrimonio invaluable que como matanceros se nos ha legado por grandes hijos de esta tierra, somos los únicos responsables de conservarlo para que nuestros descendientes conozcan sus raíces y las maravillas de una ciudad tricentenaria, a las puertas ya de su 324 aniversario.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones