Search
Sunday 20 October 2019
  • :
  • :

Carlos Aponte y Antonio Guiteras por siempre en Matanzas

Antonio Guiteras y Carlos Aponte fueron jóvenes hijos de la patria, de esos que vivieron por ella e igualmente por ella murieron. El primero, nació en Estados Unidos, pero vio en su nueva tierra, Cuba, la posibilidad de realizar sueños, de luchar por la libertad para él y para todos los que sentían la necesidad de revertir los males de la Isla en la etapa neocolonial.
El segundo era de Venezuela, engendrado en una nación que años más tarde se uniría a esta tierra por la historia y el tiempo. De nombre tan criollo como cualquier otro cubano y con el corazón ligado a los ideales de este país.
Al caer la dictadura de Gerardo Machado, en 1933, Guiteras devino el alma del Gobierno de los Cien Días. Desde su cargo en la cartera de Gobernación, Guerra y Marina, dictó leyes de interés social en favor de la rebaja eléctrica, la jornada de ocho horas, sistema de seguros y retiros, y el reconocimiento del derecho y el deber de la sindicalización, entre otras.
Aponte y Guiteras estarían juntos en causa, principios, desde el combate y hasta la muerte.

El Morrillo 1935

Era el 7 de mayo del año 1935, llegaba Guiteras a El Morrillo y desde ahí saldría una expedición. Cerca de las 8 de la noche varios hombres pensaban salir del viejo fuerte colonial en el yate Amalia; sin embargo, se retrasó debido al viento en contra, que obligó al jefe de la tripulación a guarecerse en Santa Cruz del Norte a mitad del camino por navegar.
Al notar la demora de la embarcación, el capitán Antonio Santana partió hacia Peñas Altas, acompañado de Rafael Díaz Joglar, para buscar una ametralladora de trípode. Miguel Muñoa le propuso a Guiteras que regresase a La Habana, pero este decidió permanecer en el lugar.

8 de Mayo
En horas de la madrugada el comandante Basilio Guerra Molina, del Cuarto Regimiento de Matanzas, recibió la orden de marchar hacia El Morrillo. Para el traslado utilizó el viejo camión del cuartel en el que montó, además, una sección de ametralladoras. El camión se descompuso y continuaron a pie hasta la compañía de Jarcia, donde le prestaron otro vehículo. Exactamente a las 5:30 de la mañana continuaron hacia El Morrillo.
A las 6:00 AM el crucero Cuba recibió la orden de partir inmediatamente hacia Matanzas transportando un grupo de infantería de marina. Esta tropa no llegó a entrar en combate.
El comandante Guerra y su tropa ocuparon posiciones en el área de El Morrillo. El escuadrón No. 3, al mando del capitán Apolinar Iglesias, tomó la margen derecha del río Canímar, en tanto un grupo de infantería del Regimiento No. 4, al mando de un teniente tomó la margen izquierda. Otro grupo de infantería, apoyado por fuerzas del Escuadrón 27, al mando del capitán Rogelio Caraballo, comenzó a desplazarse para rodear a los miembros de Joven Cuba que se encontraban en la fortaleza.

Acribillados por las balas

Santana advirtió el movimiento de tropas hacia El Morrillo y envió un marino a alertar a Guiteras que estaba rodeado, mientras continuaba hacia Matanzas para buscar refuerzos. Al amanecer del día 8, Guiteras decidió romper el cerco.
En pequeños grupos, los expedicionarios comenzaron a internarse en la manigua. Alberto Sánchez, José Urdiqui y otro militante de Joven Cuba tomaron en dirección contraria al río Canímar y fueron los únicos que lograron evadir el cerco. Los demás se trasladaron por un camino paralelo al Canímar.
El primer tiroteo dispersó al grupo. Juan Antonio Casariego se parapetó en un montículo y abrió fuego con su ametralladora, pero resultó herido. Guiteras, Paulino Pérez Blanco, Carlos Aponte y Rafael Crespo siguieron caminando. Al encontrarse de frente con un grupo de soldados, Paulino Pérez Blanco rompió fuego con su ametralladora mientras Guiteras, Crespo y Aponte se retiraban.
Guiteras y Aponte se situaron en lo alto de una pequeña cañada y comenzaron a disparar a los soldados. Casi inmediatamente Guiteras fue alcanzado por una bala en el corazón. Aponte y Paulino siguieron combatiendo. El primero hirió de muerte a un cabo del ejército y a un soldado, hasta que fue derribado por un disparo en la cabeza. Muertos Guiteras y Aponte.

La ciudad que los recuerda

Este lunes los matanceros conmemoraron el aniversario 82 de la caída en combate de los revolucionarios Carlos Aponte y Antonio Guiteras Holmes, luchadores  por los ideales antimperialistas.
En el Museo Memorial El Morrillo se celebró un acto político cultural para recordar a los mártires en el mismo sitio donde reposan sus restos, allí se depositaron ofrendas florales del pueblo yumurino y se rindió tributo a los que al decir del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz: “murieron luchando por la dignidad y la libertad de todos los hombres”.
El estudiante de medicina Félix Orta Martínez, en representación de los médicos y especialistas venezolanos que se forman en Cuba, expresó el orgullo de revivir el pensamiento de solidaridad entre ambos países y repudió las presiones externas que intentan desestabilizar a Venezuela. Confirmó que al igual que los valerosos luchadores el pueblo venezolano continuará el ejemplo.
La directora de Relaciones Internacionales y presidenta de la Unión de Historiadores de Matanzas, Juana Ortiz Ricardo, destacó el legado histórico de los jóvenes patriotas para las futuras generaciones de cubanos.
Hace casi ocho décadas la ciudad de Matanzas  despidió a los revolucionarios Carlos Aponte y Antonio Guiteras, les dijo un adiós para el combate y los acogió de nuevo y para siempre.
Escrito unto a la periodista Marta Fernández


Estudiante de Periodismo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones