Search
Sunday 20 October 2019
  • :
  • :

Celia en el recuerdo de los cubanos

A Celia Sánchez Manduley, la flor más autóctona de la Revolución cubana, nacida en el poblado de Media Luna en el oriente del país, los matanceros le rinden hoy merecido tributo en escuelas y centros de trabajo donde se resalta la vida y obra de la heroína, leal a Fidel hasta su último aliento.

El combatiente del Ejército Rebelde, Mario Ramos Rodríguez, recuerda a Celia como el brazo derecho de Fidel, amiga de lo natural y sencillo, como las flores, en especial las orquídeas y mariposas de las montañas. “Ella apreciaba mucho las tropas y  a sus familiares, tanto así que vivía pendiente de sus problemas y necesidades, sencillamente todos la adorábamos”.

Mario respira profundo y precisa…“Me parece verla vestida con su uniforme de camapaña verde olivo en las alturas de la Sierra Maestra, con una mariposa silvestre prendida al cabello, menuda y frágil como una flor, pero incansable en el trabajo; no sé de donde sacaba tanta energía. Caminaba kilómetros y kilómetros junto al Comandante en Jefe, atenta al menor detalle, previendo el peligro”.

Argumenta el combatiente: “Celia a veces se recogía el pelo en una trenza y atrás lo dejaba suelto. Casi siempre cenaba de pie, era raro que sentara. Rehuía presentarse en público y creo que jamás concedió entrevista a periodista alguno y se escondía detrás de nosotros para que no la retratasen”.

Una mujer de muchos detalles, que con una delicadeza tan suya, dejó huellas de buen gusto y cubanía. Numerosas obras sociales y turísticas edificadas en la Isla llevan el sello inconfundible de la heroína de la Sierra y el Llano. Celia quedó en el corazón de todos los cubanos por su lucha por las causas justas, legado histórico para las nuevas y futuras generaciones.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones