Search
Sunday 20 October 2019
  • :
  • :

La agricultura de conservación es el camino

Los agricultores cubanos, especialmente los matanceros, implementan paulatinamente la llamada agricultura de conservación para un desarrollo sostenible del sector y la protección de los suelos.

Ejemplos como el de Omar González Santamaría, quien en su finca Plácido, en el municipio de Cárdenas, obtiene producciones como col china, acelga, lechuga y tomate a partir de esta técnica, evidencia sus beneficios.

Sin embargo, ¿qué es la agricultura de conservación?

Esta técnica involucra los componentes básicos fundamentales para hacer un sistema de siembra directa sostenible. En la práctica lo caracterizan tres principios enlazados: disturbio mínimo del suelo en forma continua, cobertura orgánica permanente del suelo y diversificación de especies cultivadas.

Con la agricultura de conservación aumentan los rendimientos y las producciones son más estables y sufren menos el impacto del cambio climático.

Permite un incremento de la labranza biológica en la misma medida en que disminuye la labranza mecánica, lo que se traduce en notable incremento de la materia orgánica. Con la agricultura de conservación se elimina la erosión y se reversa la degradación de los suelos.

Además, se denota un relleno del acuífero al proporcionar una estructura permanente de macroporos. No obstante, el uso de la agricultura de conservación en Matanzas está por debajo de las potencialidades del territorio.

Cuando Cuba demanda de una intensificación sostenible en la esfera, elemento que es técnicamente posible, la agricultura de conservación debe ser valorada  más allá de la opción.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones