Search
Thursday 19 September 2019
  • :
  • :

Escenas que hacen bella la vida, miradas desde la plástica

La alegría, el amor, la esperanza, el dolor, la nostalgia, la experiencia… Cada una de estas emociones o procesos forman parte de esa secuencia de momentos, más o menos favorables, a la que denominamos vida.

Pero la vida también se compone de belleza en disímiles formas, tamaños y colores… y lo que más resalta de ella es su diversidad. Claro que, a veces, esa diversidad resulta en extremo relativa porque, a pesar de estar presente en todo lo que conocemos, casi siempre los elementos comunes le roban algo de protagonismo.

Así sucede en la muestra Escenas, del artista de la plástica Reiner Viera, inaugurada durante una expoventa en la galería bazar La Vigía, perteneciente a Génesis, donde se mantendrá hasta el venidero 11 de septiembre.

Justo donde traslucen indicios de lenguajes inéditos, la reiteración, concebida de manera admirable, nos remite a propuestas precedentes. “Independientemente de que tiene que ver con las prácticas rutinarias de trabajo, cuando uno está llevando adelante una serie es imposible cortar y volver a armar una historia diferente.

“Generalmente se organiza como una secuencia, aunque la intención esencial no sea establecer relaciones entre los cuadros. Un estilo es una manera de hacer de la que la obra de uno se hace eco y resuelve el tratamiento de esa forma. No es tanto por repetir una fórmula como porque estoy trabajando de ese modo y se refleja así.”

Tal vez sin proponérselo o consciente desde los primeros trazos, Reiner ha encontrado un sello particular, único que distingue sus obras: desde la aceptación de lo cotidiano, el protagonismo de diversos y elocuentes personajes, hasta el constante juego que se establece entre el fondo y el primer plano en cada cuadro.

Todos ellos se convierten en insoslayables motivos para mantener el diálogo entre las pinturas y los espectadores. “Lo más significativo de esta exposición, o sea, el tema, el discurso visual, son como retazos de la vida misma, cómo se componen y descomponen el tiempo y el espacio. 

“Creo que el tratamiento que se aprecia en la generalidad de las obras es de figuras-fondo porque él también le atribuye gran importancia al fondo para incorporarlo junto con la figura y cómo logra fragmentar los cuadros a base de texturas y otros elementos plásticos para dar esta sensación de unión y desunión.

“Realmente es muy metafórica y me parece que prevalece una cualidad de la pintura matancera de todos los tiempos: la factura estética. Es realmente loable el conjunto reunido en esta exposición”, consideró la curadora Idania Álvarez Ortega, presidenta de la sección de artes plásticas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en Matanzas.

“Una agradable interacción establece Reiner con los que apreciamos su muestra. La utilización de una iconografía familiar nos atrapa y no por reiterada pierde la esencia ni la fuerza expresiva”, expone en las palabras al catálogo el especialista principal de la galería basar La Vigía, Guillermo García.

Asistimos así a una secuencia de símbolos cuyas semejanzas conceptuales no son más que influencias que logra ejercer el artista sobre quienes admiren sus obras.

“Hay elementos desde el punto de vista de técnicas, por ejemplo los colores un poco apastelados con los que trabajo, pero también reflejo elementos casi icónicos como los gatos, los peces que reitero debido a que para mí funcionan como especies de símbolos que se enfrentan a diversas problemáticas.

“El pez, el farol y los gatos los uso mucho como alegorías de la espiritualidad. Se puede repetir porque las escenas que uno tiene en la vida nunca aparecen iguales, pero son los mismos elementos los que marcan el ir y venir de cada uno de nosotros. Así pasa con mis piezas, a través de diversos símbolos busco reflejar mensajes. ”

Al visitar cualquier exposición de artes plásticas el espectador intenta descifrar la historia de cada obra: el momento exacto en que fue concebida, los factores que sirvieron como puntos de partida o las maneras en que el creador maneja los detalles para ofrecer una pieza terminada.

Pero es que no siempre lo más interesante es la esencia del cuadro, sino la verdad de sí mismo que el pintor confiesa desde la visualidad de su creación. “Si tuviera que definir la conceptualización de mi obra se trata de la vida; el ser humano no es capaz de montar los momentos como sucede en el teatro, al fin y al cabo traducido como reflejo de la realidad, pero sí los vive. Son precisamente las escenas de la vida.”Los amantes de las artes podrán llevarse a casa, a precios asequibles como es habitual en Génesis, una de las piezas de esta exposición, que no son más que fragmentos de las experiencias de su creador.

Se advierte, entonces, en Escenas, la sencilla belleza de vida en una suerte de diversidad en la que todo y todos tienen cabida, una que va más allá de lo estéticamente establecido, incluso de lo material.

Porque la belleza no está solo en el cuerpo desnudo que desde el cuadro casi podemos tocar, ni en gatos, aves y peces de colores, ni en la ingenuidad de un niño o los sueños de libertad, aunque vale destacar la excelencia artística de esta muestra. La belleza consiste en lo que seamos capaces de interpretar y disfrutar, simplemente en las emociones que produzcan en nosotros las escenas de la vida.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones