Search
Tuesday 17 September 2019
  • :
  • :

Sala White, donde se conjugan arte y belleza

Una imagen renovada exhibe desde el sábado último la pared principal de la cafetería de la Sala de Conciertos José White, de la ciudad de Matanzas. Con la inauguración del mural cerámico Sonidos de lo eterno, del artista de la plástica Sergio Roque Ruano, quedó saldada una deuda de un año y medio con la institución, reabierta al público el 28 de enero de 2016.

“Representa la culminación de la obra de restauración del inmueble y de su concepción artística. En realidad su terminación demoró un poco, me tomé bastante tiempo en su concepción y realización por lo que representa, pero ya está listo y ubicado el mural.

“La técnica que empleé fue acrílico sobre loza cerámica, con un tratamiento como si fuera el engobe de la cerámica y un recubrimiento de esmalte frío que le sirve de protección contra las afectaciones que puede provocarle estar ubicado a la intemperie: los rayos ultravioletas, la lluvia y las luces”, explicó Sergio Roque.

La cubanía y la matanceridad son los principales componentes que matizan esta pieza de gran formato, la cual requirió del buen arte y los desvelos de quien también estuvo al frente del equipo de trabajo que le devolvió el esplendor al otrora Liceo Artístico y Literario de Matanzas.

“Creo que representa muy bien a la ciudad de Matanzas y a la Isla en general. Hace alusión al agua, los ríos que rodean el entorno de Matanzas, las palmas, las artes en sentido general y específicamente la música, que es la manifestación más relacionada con la institución. También se dedica a las mujeres que hacen arte.”

Como en cada rincón de la Sala de Conciertos quedará perenne en estas paredes colmadas de historia cultural, la huella de un hombre que, sin ser oriundo de la conocida como Atenas de Cuba, ha dedicado a ella lo mejor de su creación.

“Esa es una satisfacción que tengo, también porque en este lugar se encuentra recogida toda mi obra. Me place que he dado lo mejor de mí para que este lugar sea un digno y acogedor palacio de la música en Matanzas, destinado, fundamentalmente, al disfrute de las personas.”

La inauguración del mural cerámico Sonidos de lo eterno estuvo amenizada por las interpretaciones de la soprano Lucelcys Fernández Oliva, las cornistas Elany Tadeo, Melisa Ramos y Lía Marina Betancourt, la oboísta Doly Díaz y la pianista Roselsys Fernández Oliva.

Prosiguió a la develación de la obra el concierto Canciones del mundo, de la matancera Lindiana Murphy, un recorrido musical por regiones como África, Argentina, Brasil y Portugal, donde no faltó una importante representación del pentagrama nacional cubano.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones