Search
Thursday 19 September 2019
  • :
  • :

Crecer, pero planificadamente

La población humana, un sector que a nivel internacional, crece significativa, pero desproporcionadamente.

En los países más pobres las altas tasas de fecundidad, mientras que en los más ricos, los nacimientos son tan bajos que generan inquietudes sobre ese proceso de sucesión natural de la especie humana, pues pone en jaque el reemplazo de la fuerza de trabajo.

Una paradoja que distingue al mundo actual en el que contamos más de 7 mil millones de habitantes en el planeta y se esperan once mil millones de personas para el año 2050.

Satisfacer las necesidades presentes y futuras de estas personas representa un enorme desafío global para el que urge trabajar en acciones como la producción de alimentos, la aplicación de programas de salud y educación asequibles a todos y el crecimiento del bienestar social, entre otros.

Porque que el planeta está superpoblado no significa que “sobre” alguien, todos tenemos un lugar en él. Por ello, es fundamental la gestión sostenible de los recursos que nos ofrece la naturaleza y aquellos que el ingenio humano pueda crear.

Por estas razones la conmemoración del Día Mundial de la Población  tiene como objetivo dirigir la atención de los pueblos hacia los temas demográficos, particularmente los relacionados con el progreso sustentable y los derechos humanos. De ahí la intención de trabajar con determinación en la planificación familiar.

Una meta que en Cuba se materializa a través de las áreas de la Salud Pública donde existe una consulta con especialistas en el tema que orientan y ayudan a los interesados en el engendro de descendientes, la cantidad de ellos y el momento en que se desea tenerlos.

De igual forma se trabaja en la educación de la sexualidad, la prevención y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, el asesoramiento antes de la fecundación, durante el embarazo y el parto, así como el tratamiento de la infertilidad mediante técnicas de reproducción asistida.

Este programa que ofrece el estado y sistema de salud cubanos permite cuidar la salud de la mujer en edad fértil,  la de madre y sus hijos, así como la de familia en sentido general.

Con ello las concepciones se convierten en el fruto de decisiones responsables y no la consecuencia indeseada del desconocimiento o de la imposición de ideas que exigen asociar sexualidad exclusivamente a procreación.  Una oportunidad que ofrece el estado y ministerio de Salud Pública totalmente contrapuesta a la realidad mundial de los 222 millones de mujeres del mundo que quieren evitar o posponer el embarazo y no tienen acceso a una planificación de familiar efectiva.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones