Search
Monday 23 September 2019
  • :
  • :

La psicóloga-campesina de la Felicidad

El camino a “La Felicidad”  es agreste, la deforme carretera entre polvo y huecos complica el tránsito en el olvidado pueblo de las Guásimas. Un basurero por la indolencia social y el descuido de las autoridades marca el camino.

Sin embargo, la finca “La Felicidad” se asoma como un rayo de luz. Cambia el paisaje de amarrillo tenue a verde intenso y en medio de aquella caballería de tierra Yenia Pupo Cruz sonríe, quizás después de su trabajo en el campo es lo mejor que sabe hacer.

Atrás quedaron los tiempos que deambulaba con sus chivos como si fuera Heidi en Las Montañas, en una versión tropical. Yenia, demuestra a diario cuanto esfuerzo requiere el emprendimiento en el sector.

 “Felices como las lombrices”, es el saludo mañanero de esta campesina que sobrepasa los 40 años. Es como un impulso de energía verla trabajar.

“Siempre me preguntan porque esta finca se llama así, en primer lugar porque soy psicóloga y quería que mi profesión se reflejara en el nombre. Además, fue tanta la batalla que tuve que enfrentar para tener estas tierras que el nombre de felicidad resume todo”. 

El principal reto para ella es limpiar la finca en una región donde la mano de obra busca ofertas más atractivas. No obstante, en el 2016 ingresó más de 50 mil pesos en moneda nacional.

“La Felicidad  es una finca que inició con el propósito de desarrollar la ganadería, pero con el tiempo incrementamos los cultivos varios, principalmente las hortalizas”, destaca Yenia.

“Las frutas y vegetales se destinan a la red comercial de Acopio, al consumo social y principalmente al turismo porque son productos sanos que cultivamos sin químicos y eso tiene un valor agregado”.

La Felicidad mereció la condición de finca agroecológica por el trabajo desarrollado en la búsqueda de alimentos alternativos para el ganado y en el equilibrio con el medio ambiente.

“Nuestro propósito siempre fue producir alimentos sanos y la metodología de campesino a campesino nos ayuda a aprovechar la materia orgánica”, apuntó Yenia

La guajira, también presidenta de la Cooperativa de Créditos y Servicios Rodobaldo López, del municipio de Cárdenas, se licenció en Psicología, sin embargo la une al campo una extraña relación.

“Hay quien piensa que la felicidad no existe, que existen momentos felices y esa no es mi filosofía. La felicidad es un camino, que no está exento de tropiezos pero que es eso… que cuando tú logras un sueño te sientes pleno y el hecho de tener la tierra y avanzar es precisamente la felicidad”.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones