Search
Tuesday 17 September 2019
  • :
  • :

Declaran mural de las musas del Sauto Patrimonio Nacional

Entre los elementos más conocidos del teatro Sauto, Monumento Nacional desde 1978, se encuentra la cubierta de platea, también conocida como el mural de las musas. Su belleza artística y las leyendas que sobre él se ciernen le aportan un halo mítico que comparte con el imponente inmueble del neoclásico cubano.

Por los valores que atesora desde el punto de vista histórico y artístico la obra, que además exhibe un excelente estado de conservación, fue incluida en el inventario del patrimonio mural en el país, según afirmó Raúl Toboso Monagas, especialista en historia y conservación en el coliseo.

“A principios del mes de junio se efectuó en Matanzas un seminario para la inclusión de las pinturas murales y los murales de revestimiento en el Inventario Nacional de Bienes Patrimoniales Murales. En una conversación con Elisa Serrano González, directora nacional de los Bienes Murales, solicité su evaluación sobre el mural de Sauto.

“Resultó que, según me expresó después, tanto por la calidad de los profesionales que trabajaron en la intervención de la pieza, como por sus resultados, se podía considerar que reunía las condiciones para ser Monumento Nacional. Esto por supuesto se suma a la contextualidad de esta distinción por estar enclavado en un inmueble y un entornos monumentales.”

En la intervención participaron Ángel Bello, Rafael Ruiz, Victoria Navarro y José Zaldívar, restauradores del Consejo Nacional de Cultura, en esa etapa.

Digna representante del neoclásico, la obra resalta por dos elementos: como pintura y decoración mural. En ella se aprecia la belleza ideal, serena, el culto a la antigüedad clásica, elementos que la distinguen como muestra del principal estilo artístico desarrollado en la Matanzas del siglo XIX.

Con 15 metros y 20 centímetros, el fresco seco al óleo refleja imágenes mitológicas de las musas griegas en ocho cartelas grandes y trapezoidales que conforman un extenso mural, del cual los rosetones, las grecas, las hojas en volutas y espirales en la decoración, le imprimen unidad e integralidad muralística.

A ello se suma la calidad con que fueron reconstruidos, entre 1966 y 1969, los originales que el arquitecto italiano Daniel Dall´Aglio concibió para el edificio, inaugurado el 6 de abril de 1863.

“Como posee grado de Protección I tenemos la posibilidad de que, ante cualquier desperfecto, los restauradores se encargan de devolverle sus características originales. Esto es útil, además, porque evitamos que personas no profesionales en esa rama de la restauración intervengan en él y lo echen a perder.”

La declaración del mural de las musas como Patrimonio Nacional le aporta mayores valores agregados al coliseo matancero, en restauración capital desde el año 2010. Este se convierte en un nuevo paso hacia la materialización del propósito de convertir al Sauto en el primer teatro Patrimonio de la Humanidad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones