Search
Thursday 17 October 2019
  • :
  • :

Teatro Sauto, una historia con muchos capítulos

Después de siete largos años, el inmenso reto en el que se convirtió la restauración capital del teatro Sauto, declarado Monumento Nacional en 1978 y considerado entre las joyas de la cultura matancera, da sus últimos pasos y se acerca, al fin, al momento añorado de su inauguración.

Aventurarse a establecer fechas de terminación pudiera resultar el boomerang que tantas veces nos ha rozado las cabezas. Los matanceros añoran su teatro, lo reclaman, pero este ferviente deseo no puede convertirse en motivo para que las labores se realicen con premuras. No obstante, después de muchas lluvias y soles, la realidad es muy diferente a la que vivió la institución años anteriores.

Quienes puedan visitar el imponente inmueble de estilo neoclásico, diseñado por el arquitecto italiano Daniel Dall´aglio, darán fe de la imagen renovada que ya exhibe el edificio, en el cual se ha logrado un 92 por ciento de originalidad si se tienen en cuenta las particularidades de su construcción en 1863, fecha en que se abrió al público. El proceso se encuentra en su última etapa constructiva con elevados niveles de originalidad.

Los restauradores cuidan hasta los últimos detalles en cada rincón del coliseo matancero

“Sauto está hoy a un 90 por ciento de culminación. Terminamos todo lo que tiene que ver con carpintería estructural y albañilería, el acondicionamiento de las salas interiormente: ya están pintadas, doradas. Se están cerrando los pisos de acuerdo a su terminación, ahora estamos trabajando en tertulia.

Las lámparas del Sauto son verdaderas obras de arte por su belleza y excelente estado de conservación

 

“La araña de la sala central está terminada, ahora se ensamblará y montará nuevamente. Las ocho lámparas del techo están terminadas, así como el rosetón del centro del teatro que estaba muy dañado. El logotipo del teatro ha quedado en perfecto estado con una decoración que lo realza.

“Se terminó el enmasillado de las paredes que tienen que ver con el público, están próximas a su conclusión las escaleras interiores de acceso. La alfombra está en el teatro, la pondremos cuando se encienda el aire acondicionado para evitar que se ensucie con el polvo que expulse en ese momento”, explicó Leonel Pérez Orozco, Conservador de la Ciudad de Matanzas.

La cubierta de platea o mural de las musas, recientemente incluido en el inventario del Patrimonio Mural en Cuba

 

El presupuesto de ejecución para las labores de restauración del teatro neoclásico este año asciende a más de 2 millones de pesos  en moneda total.

El propósito de hacer del Sauto un complejo histórico cultural le aportará al coliseo matancero nuevos valores de uso que, junto a su inigualable acústica, la belleza y elegancia de sus salones y estilo constructivo y su prestancia al acoger en su escenario a renombrados artistas de talla nacional e internacional, tributarán al sueño de convertirlo en el primer teatro declarado Patrimonio de la Humanidad.

Campana del Sauto (objetos patrimoniales conservados en el emblemático edificio neoclásico)

Campana del Sauto (objetos patrimoniales conservados en el emblemático edificio neoclásico)

“Con ese fin se trabaja en todos los departamentos interiores para su acondicionamiento final: la sala de arqueología, la del maquillaje, el atelier, de luces, audio y tramoya. Se trabajaron todos los almacenes de antigüedades y de patrimonio del teatro. Las piezas están limpias, ordenadas, clasificadas.”

Espejo de Ambrosio de la Concepción Sauto y Noda (objetos patrimoniales conservados en el emblemático edificio neoclásico)

Muchas son las piezas que atesora el centro cultural, las cuales engrosarán sus salas de exposición con objetos museables “que mantenemos bajo una custodia rigurosa, empapelados, guardados. Con cierta frecuencia los sacamos, en el caso de los documentos le damos aire y desempolvamos los adornos.

“Podemos destacar los jarrones de porcelana francesa, los de mármol, lámparas de mesa, apliques, muebles originales datados del siglo XIX, cuadros, litografías francesas, el espejo de Sauto, teléfonos, escribanías, tinteros de cristal”, apuntó Raúl Toboso Monagas, especialista en historia y conservación.

“Los conservamos todos en lugares protegidos para que no sufran ningún tipo de accidente” (Raúl Monagas, especialista en historia y conservación)

Los espejos son de los elementos más representativos del teatro matancero. Adquiridos por Ambrosio de la Concepción Sauto y Noda en Valencia, próxima la apertura del notable edificio durante el siglo XIX, se imponen con dos metros de ancho por tres y medio de alto.

Las butacas fueron adquiridas por el mecenas del teatro, Ambrosio de la Concepción Sauto y Noda, en Nueva York

“Hubo dos facetas durante los trabajos en los espejos; primero se restauraron, después se copiaron y reprodujeron para alcanzar la cantidad que requerían los espacios del teatro. Su ornamentación fue un proceso complejo y costoso debido a que se laminó en oro, con la misma técnica del siglo XIX.

“La calidad de las labores del grupo Matiz, encargado de la restauración de los espejos, puede considerarse perfecta porque los espejos son realmente obras de arte.”

Para su restauración también se tuvieron en cuenta las características originales, según afirmó Adrián López González, al frente del grupo Matiz. “Es un trabajo minucioso donde hay que tener cuidados extremos por el valor de las piezas originales, buscar información para rescatar los detalles perdidos con el paso de los años, utilizar todos los materiales que requiere una intervención profunda y, a partir de ahí, el reto de reproducirlos.

Los trabajos en los decorados demuestran la exquisitez de la restauración

“Al llevar a cabo réplicas exactas tuvimos que hacer moldes, matrices con las reprodujimos fielmente los originales. Todas estas etapas hacen que los procesos de restauración sean largos y lentos.

“Para nosotros tienen una gran trascendencia el trabajo que hacemos, tenemos la suerte de dejar nuestra obra en lugares muy importantes para la cultura y el patrimonio matanceros. Representa un gran orgullos saber que esas obras perdurarán, que mucha gente va a interactuar en estos espacios y contemplarán un trabajo de tal magnitud.”

En cuanto a las labores de restauración ya se dan los últimos toques, solo resta la concertación y ejecución de un contrato para agilizar el montaje del sistema de aire acondicionado, según explicó Pérez Orozco, también historiador, espeleólogo y profesor. “Es lo que más nos está demorando. Ya existe una oferta interesante con una compañía italiana que está trabajando en Varadero en la instalación de sistemas de climatización. 

 

“Creo que en unos meses, después de las licitaciones necesarias, ya tendremos el aire acondicionado en el teatro para su montaje. Son detalles puntuales lo que se lleva a cabo actualmente en el teatro para poder inaugurarlo, queremos, el 6 de abril del 2018 cuando el Sauto cumple 155 años de fundado. Esa es la meta.”

Un aniversario que, de alcanzarse la meta de abrir el Sauto al público después de siete años cerrado, se convertirá en una gran fiesta no solo en Matanzas sino para todo el país.

Es cierto que la obra ha demorado más de lo previsto, que la lluvia de fechas de culminación ha terminado por empapar de inseguridades a los matanceros que a diario pasan por la Plaza de la Vigía, que este teatro es vital para el desarrollo cultural de la conocida como Atenas de Cuba.

Mas, al final del camino, cuando sus puertas cerradas no sean más que un recuerdo, habrá que valorar cuán necesaria era esta espera para cumplir con éxitos los designios de Daniel Dall´aglio, será insoslayable darle la razón al tiempo.

El inmueble que encabeza la trilogía de teatros clásicos del siglo XIX en Cuba poco a poco va despertando, junto a la ciudad que lo vio nacer hace más de siglo y medio y que espera con ansias que vuelva a latir el corazón de la cultura matancera.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones