Search
Thursday 17 October 2019
  • :
  • :

Un mapa para encontrar las raíces en Matanzas

Desde las más tempranas edades escolares la historia forma parte indispensable de la educación en Cuba. La formación de un conocimiento histórico profundo constituye en la isla una manera de comprender el devenir de los destinos del país y fortalecer la admiración hacia quienes nos legaron la posibilidad de disfrutar de la independencia absoluta, en cualquiera de las etapas que dieron paso a la conformación de la realidad cubana actual.

La necesidad de investigar la historia también está asociada con el respeto hacia nuestra identidad, resultado de la conjugación de las raíces culturales de diferentes etnias y procedencias diversas, que se integraron en un nuevo complejo cultural.

La inauguración de la filial matancera de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC), hace 35 años, respondió a una necesidad imperante que hasta nuestros días cobra vigencia, consideró Ercilio Vento Canosa, Historiador de la Ciudad de Matanzas y miembro fundador de la UNHIC en la provincia.

“A mí no me extraña que la de Matanzas haya sido la primera, después de la de La Habana porque aquí hay un potencial intelectual que data de finales del siglo XVIII, cuando va dando idea de una recuperación, pero sobre todo, del XIX, cuando se proclama como Atenas de Cuba.

“En esta ciudad han confluido un grupo importante de personas interesados por promover el conocimientos de la historia. Eso data desde los tiempos de Quintero y Almeida, de Pedro Antonio Alfonso, Pedro José Guiteras y todos los destacados investigadores que ha tenido la ciudad.”

Los historiadores tienen mucho de maestros: la paciencia, la sed de conocimientos y las inquietudes por conocer a fondo los procesos que dieron paso a nuestra idiosincrasia, forman parte de su diaria y fecunda labor.

Como buenos educadores y comunicadores se imbuyen en las páginas de un libro, muchas veces teñidas de amarillos tenues por el tiempo, recopilan imágenes en blanco y negro, confrontan fuentes y nos regalan un trozo de historia, después de largas horas de lecturas e investigaciones.

“Hace muy poco tiempo fue que se inauguró la sede de los historiadores en Matanzas, después de tantos años de trabajo, espacio que comparte con la Sociedad Cultural José Martí; pero lo que importa es que ya está.

“La de Matanzas es una filial que ha tenido trabajo y una ocupación importante si valoramos todo lo que ha producido. En estos momentos se está publicando la revista Matanceros y ha resultado muy interesante.”

El fascinante mundo de las cronologías, personalidades y sucesos, precisa conocer a cabalidad y sacar a la luz los valores acumulados durante siglos en el imaginario popular y la historiografía nacional.

Si tenemos en cuenta la repercusión de la cultura matancera, vasta en expresiones y manifestaciones, encumbrada cual danzón, portentosa como la rumba, romántica como Milanés, mucho valoraremos la labor de quienes recorrieron o recorren esos caminos desde las hojas finas de un libro para regalar a la posteridad conocimientos que sin su impronta se perderían en el tiempo.

“La UNHIC en Matanzas es fuerte, tiene producción y posee larga tradición de historiadores, muy buenos todos. Esto es una fortaleza para el territorio pues Matanzas es una plaza cultural compleja; todo lo que no se haga en función de la cultura peca contra la historia de su desarrollo.”

Bien entienden sobre estos asuntos los hombres que dedican buena parte de sus vidas a la investigación de las esencias escondidas entre los centenarios muros de una ciudad a la que aman, desde ese entramado de sentimientos que tenemos a bien llamar cubanía.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones