Search
Thursday 17 October 2019
  • :
  • :

Celebró Las Estaciones sus 23 años en La Habana

Invitados a participar en la primera edición del Festival Habana titiritera, figuras entre adoquines, los colectivos matanceros Papalote y Teatro de Las Estaciones presentaron  dos de sus más especiales producciones escénicas.

Historia de burros, que estuvo por primera vez en Suecia en 1994, fue la propuesta de Papalote, dirigido por el maestro René Fernández Santana, Premio Nacional de Teatro, mientras que Teatro de Las Estaciones llevó Los zapaticos de rosa, durante la clausura del evento.

“Es una posibilidad única. La Habana no tenía un encuentro de este tipo ya que existía la Bacanal de Títeres para adultos pero no con una mirada hacia el movimiento titiritero para los niños. Sobre todo potencia lo que se hace en la capital, que no siempre se conoce porque existen allí muchas agrupaciones.

“El festival tiene segmentos de taller, exposiciones y premiaciones. Hay un flujo generacional increíble. Disfrutaremos obras de gente muy joven y de personalidades consagradas.

“Es un privilegio ver trabajar a estos maestros que van al escenario con la sabia acumulada y la enseñanza, y la gente joven que está en el encuentro lo sabe y asiste. Ejemplo de ello es que el taller que imparti, El poeta en escena en teatro de títeres: del dicho al hecho, tuvo la matrícula completa. Traté de compartir lo que en 30 años de carrera profesional he aprendido. Enseña lo que te han enseñado a ti, entregar, dar, aportar es síntoma de humanidad y de inteligencia.   

“Teatro de Las Estaciones se precia de tener un repertorio muy amplio, dentro del cual Los zapaticos de rosa es un clásico y con él nos insertamos en Cuentos en flor, un segmento dedicado a las obras de José Martí y otras dedicadas al Apóstol de la independencia de Cuba.

“El festival reunió en La Habana Vieja, en los lugares donde caminó, corrió y jugó Martí cuando era niño. Es bueno que se sumen cónclaves donde la gente pueda intercambiar, conocer. Necesitamos más del diálogo”, explicó Rubén Darío Salazar, director del grupo Teatro de Las Estaciones.

Precisamente la agrupación matancera, con más 13 espectáculos en activo dentro de su cartelera, celebró sus 23 años de creada, el propio 12 de agosto, con la presentación de Los zapaticos de rosa en el recientemente remozado teatro Martí. “Así celebramos nuestro cumpleaños, trabajando. Mi regalo fue trabajar en el Martí, precisamente con esa obra hermosa.”

Su cuarta sesión de presentaciones en Estados Unidos incluyó la puesta en escena de El patico feo, un espectáculo musical muy aplaudidas tanto por el público del estado de Minessota, como por la crítica especializada norteamericana, agregó el también actor.

“Es un espectáculo que sirve mucho para comunicarse con otros públicos. Así como estuvo en Charleville en el 2006, durante su estreno en Francia, hicimos una gira por todo ese maravilloso país, dos años después. En el 2015 lo presentamos en Vermont, Nueva York y Miami.

 “Los festivales siempre son un encuentro de estéticas, poéticas, maneras de trabajar, seres humanos, artistas en un lugar común. Nunca dejaría de ir a un festival si tengo la posibilidad única de reencontrarme con gente a la que le gusta lo que me gusta a mí también.

“Es la cuarta vez que nos presentamos en Estados Unidos: la primera fue en Nueva York, en el año 2000 con La niña que riega la albahaca; luego estuvimos en el 2011 con Por el monte carulé; en 2015 con un periplo más amplio y ahora nos acogió el estado de Minessota, un lugar que no conocíamos.  

“Este festival Puppetry of America 2017 fue una enseñanza para todos nosotros. En él pudimos apreciar todo lo que se hace en Estados Unidos referido a la producción titiritera, con una mirada a un segmento internacional con la participación de Bélgica, Francia, Israel y Cuba.

“Incluyó exposiciones, talleres, espectáculos, conferencias, intercambios con la crítica, publicaciones, documentales. Fue un panorama amplio, distinto, diverso. Sobre todo constatamos el respeto, el cariño y admiración que sienten por los títeres cubanos: sala llenas, gente de pie aplaudiendo en medio del espectáculo. Fue una experiencia maravillosa e inolvidable.”

Auspiciado por Teatro la Proa y la Oficina del Historiador de Ciudad de La Habana, el encuentro agrupó a las agrupaciones titiriteras más relevantes del país que trabajan en centros culturales y museos del centro histórico de la capital, como parte de las actividades culturales que acompañan la temporada estival y está dedicada al 55 aniversario de la creación del otrora Guiñol de Matanzas, hoy teatro Papalote.

Escrito por Aylenis Díaz Izquierdo y Jessica Mesa Duarte




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones