Search
Thursday 17 October 2019
  • :
  • :

Pancho Soriano: una vida consagrada a la radio

Francisco “Pancho” Soriano es un radialista apasionado. A sus 71 años se le ve caminar por los pasillos de la emisora provincial, siempre presuroso, pero afable y dispuesto a enseñar cuanto sabe. El veterano comentarista deportivo recibió recientemente el Micrófono de la Radio Cubana y el Sello por el 95 Aniversario de este medio de comunicación en la Isla, una historia que, desde Matanzas, contribuyó a construir.

“Yo llego accidentalmente a la radio. Había terminado mi servicio en el Ejército y en el año 1972 dirigía una selección de pelota que se llamaba Papelero, ya no jugaba, aunque me inicié en ese deporte desde niño. En esa faena contactaron conmigo porque Radio 26 necesitaba voces. Así, vestido de pelotero, hice mis primeros comentarios, algo que no es muy usual. Nunca había tenido esa oportunidad, ni imaginé que podía hacerlo. En ese tiempo fui reconocido con la distinción de Vanguardia Nacional por cinco años consecutivos y también resulté el primer corresponsal deportivo voluntario que recibió la Orden José Ramón Arencibia.

“En Radio Ciudad Bandera inició mi carrera profesional, fue una gran escuela. En las emisoras municipales uno tiene que hacer de todo, hasta interpreté roles en novelas, conduje espectáculos, musicales, pero tenía claro que lo mío eran los deportes, no porque fuera bueno, sino porque mi formación había sido eminentemente deportiva. Conocía datos, estadísticas, como buen aficionado y tuve el privilegio de acceder a la comunicación masiva. Siempre digo que en la calle de seguro existen muchos ciudadanos mejores que uno, pero que no han tenido la oportunidad de que se conozcan sus criterios.”

Su llegada a Radio 26 significó una nueva etapa en su crecimiento profesional:

“Cuando llegué a la emisora provincial me recibieron compañeros de mucha experiencia. Sabía que iba a estar ante dos “monstruos” de la profesión: Manolo García y David Segura Núñez. Me fue muy fácil aprender, ellos te enseñaban con sencillez. Es fundamental tener ayuda, referentes, cuando uno comienza. Manolo me evaluó como periodista, redactor y locutor, recuerdo con cariño cuando me dijo que tenía muchas esperanzas de que yo fuera uno de los mejores narradores deportivos de Cuba.

“En este medio han existido muchos buenos, pero tengo el privilegio de que adonde quiera que llego me conocen, me quieren y eso no es más que la retribución al trabajo, al respeto hacia el oyente.”

Ante la pregunta que lo remite al momento más difícil, asegura:

“Lo más complejo para mí fue narrar los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008. Imagínate que narré ocho deportes, algo que no es muy común, pues cada quien se especializa en una o dos disciplinas. Describí competiciones que no hacían los compañeros de La Habana, combates que casi no se transmiten, como el hockey sobre césped, el canotaje, el remo, pero yo estaba preparado. También relaté enfrentamientos de balonmano y algo que se dio de pronto: la final de baloncesto entre Estados Unidos y España. Son cosas que no se olvidan, mi viaje a China fue maravilloso, como lo fue también a República Dominicana y mi primera salida a España a una Copa Intercontinental de Béisbol.”

Pancho define en pocas palabras su sentimiento hacia la radiodifusión y destaca a la familia como un baluarte para alcanzar la realización profesional:

“Siempre me he sentido muy bien en este medio. Para mí la radio es mi casa, estoy más tiempo aquí que con mi familia, por eso es tan importante considerar a la esposa, a los hijos. No es porque estemos en días de aniversario de la Federación de Mujeres Cubanas, es que en realidad la pareja estimula mucho al hombre.” 

Pancho confía en el futuro del periodismo deportivo en Cuba:

“Pienso que este país tiene una gran escuela de narración deportiva, pero hay que lograr que comuniquen un poco más, creo que hay que ser más sinceros. La mujer incursiona con éxito, en el extranjero he tenido la posibilidad de verlas en pleno desempeño y me satisfacen su calidad y competencias. Ahora mismo hay una muchacha en Estados Unidos, Jessica Mendoza, que es una comentarista tremenda de béisbol de la ESPN, grupo mediático norteamericano que transmite y produce contenidos relacionados con el deporte. 

“En Cuba estuvo vedada esta ocupación para las féminas antes de la Revolución e incluso después sobrevivían los prejuicios, pero actualmente hay muchachas que están dando buenos pasos. Creo que el futuro está asegurado, se transmiten eventos múltiples internacionales con lo que pueden adquirir una experiencia más amplia, una posibilidad que no tuvimos nosotros.”

Con una memoria prodigiosa para recordar efemérides,  records y estadísticas, Pancho Soriano es hoy uno de los paradigmas de la narración deportiva, un hombre que conjuga talento y humildad y quien, aunque ha merecido múltiples premios, no puede disimular la emoción al recibir este lauro que consagra una vida dedicada a la radio.

“Lo recibo como algo muy grande, pues culmina toda una etapa de labor, de sacrificio, no se puede negar el paso del tiempo y aunque sé que puedo aportar más, ya va llegando el final. Este es un estímulo que me marca mucho. En este momento recuerdo el inicio: cuando trabajaba sin intención monetaria, por simple gusto y deseos, años y años sin cobrar un centavo, después llegó el reconocimiento y el compromiso de contribuir a un medio tan importante como este. Hay muchos compañeros que son ejemplo e imagino que cuando recibieron estos premios se sintieran muy estimulados como me siento yo hoy con este Micrófono de la Radio Cubana y el Sello por el 95 aniversario de la radiodifusión nacional.”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones