Search
Thursday 17 October 2019
  • :
  • :

Cabezas defiende sus tradiciones

Para que no muera la tradición campesina en San Antonio de Cabezas, la tierra donde nació Justo Vega, el caballero de la décima en Cuba, cada jornada dominical el ranchón de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Rubén González se convierte en escenario principal para el guateque de verano.

“Todos los domingos por la tarde se ofrecen actividades campesinas en nuestra cooperativa donde participan los asociados y nos apoyan los compañeros de la Casa de Cultura Regino Pedroso, la gastronomía, las administraciones  del Consejo Popular y otras organizaciones”, explicó Eddy Plasencia Arencibia, presidente de la CCS.

A la cita asisten destacados cultores del género en la localidad y también importantes voces del verso improvisado y la palabra cantada en el panorama guajiro cubano. Reibel Nodal es un joven avileño devenido mayabequense que obtuvo hace algunos años el premio nacional de improvisación Justo Vega, por tanto es un gran privilegio para él poder cantar en la tierra donde nació ese grande la música campesina.

“Cabezas es un pueblo con mucha tradición de punto cubano, es un pueblo que sigue mucho las tradiciones y entonces estar aquí significa mucho para mí, porque así respetamos la historia de los poetas que estuvieron antes como Pepe Pijeira, Vitalia Figueroa, el gran Ernesto Ramírez, que es todavía una gran institución de este arte, y el siempre recordado Justo Vega. La décima es Cuba y necesitamos salvarla”, dijo Reibel.

Sin embargo, a pesar del esplendor que viven las tradiciones campesinas en San Antonio de Cabezas, es necesario el rescate de instituciones como la Casa del Poeta Justo Vega, para garantizar la salud y continuidad de la décima guajira entre las nuevas generaciones.

“Las autoridades, tanto de Unión de Reyes como de Matanzas, creo que deben poner sus ojos en la Casa del Poeta, que se nos quedó sin puertas, sin techos y ventanas. Me duele verla destruida, creo que tenemos una deuda, tanto las autoridades, la Dirección de Cultura, como nosotros los poetas, de ponerle un poquito de empeño y recursos. Es cruel que ese recinto sagrado, donde se veló a Pepe Pijeira cuando murió, esté hoy destruido” , comentó Héctor Gutiérrez, destacado poeta e improvisador cubano.

Mientras tanto, el ranchón de la cooperativa Rubén González, suple el vacío de la muy añorada Casa del Poeta Justo Vega, para que no muera mañana la más legítima tradición de este terruño matancero.

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones