Search
Thursday 17 October 2019
  • :
  • :

Virama tiene su flor

Un camino lleno de árboles y santanillas da la bienvenida a la finca Virama. Atrás queda la escabrosa carretera llena de polvo y olvido. Al entrar por el portón la temperatura baja y en medio de esa naturaleza perdida está Teresa Rodríguez con sus ojos nobles de anciana venerable.

Comenzó como veterinaria, pero hace muchos años que se dedica a la producción ganadera y de frutales. En toda Cárdenas se le conoce y aunque la propiedad en papeles pertenece a su esposo, cuando alguien va a indicar la dirección siempre dice la finca de Teresita.

Se le ve ágil y dispuesta a esta asociada de la Cooperativa de Créditos y Servicios Alfredo Gómez. De alguna manera realiza las labores del campo y las hogareñas. Entre todas estas tareas le da tiempo para mostrar su finca y preparar un refrescante jugo de mango.

Cuenta exactamente con una caballería de tierra, diez vacas y 0,13 hectáreas dedicadas a los frutales. Tiene frutas exóticas como el marañón y una bandada de mosquitos en dependencia de la estación del año.

El marañón.

Además, heredó un suelo pedregoso, erosionado y algo de regadío entre el sistema de goteo y el aéreo. Sin embargo, en medio de condiciones adversas la septuagenaria sabe aprovechar los recursos naturales y aplicar la agroecología.

Muestra sus avances en el procesamiento del humus de lombriz y en el llamado compos, que no es más que los residuos de las cosechas. Posee 300 plantas de café entre el brasileño y el criollo. Además, protege el suelo del impacto del sol y la lluvia.

La sequía dejó sus estragos, pero los animales tenían la comida asegurada entre el kingrás y otras plantas.

Sistema de regadío.

No obstante, su mayor satisfacción es cuando los estudiantes de Agronomía visitan la finca. Entonces se vuelve maestra y enseña cuanto sabe del trabajo en el campo. Y destaca sin vanaglorias un reconocimiento que le trajeron desde la Universidad de Matanzas.

Necesita recursos, es cierto, pero también es verdad que dona cada año cerca de mil 200 libras de mango a una escuela primaria y al hogar materno. Su finca la declararon este año como agroecológica, aunque Teresa Rodríguez sabe que le falta mucho por hacer.

Ella desconoce el porqué del nombre de este lugar que se asocia a una tradición campesina. Sin embargo, descubrirán los visitantes que Virama tiene su flor.

  • Fotos de la autora.

    Ciruelas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones