Search
Tuesday 19 November 2019
  • :
  • :

Celebran desde la cultura aniversario de la ciudad

Como es tradicional, este 12 de octubre se celebró la Asamblea solemne con motivo del 324 del aniversario de la fundación de la ciudad. Durante el cónclave personalidades destacadas de diversos sectores merecieron distinciones y reconocimientos por su extensa  y valiosa contribución al desarrollo social y humano del territorio.

La Medalla Tricentenario de la Ciudad fue conferida a investigadores, técnicos y científicos de la ciudad, mientras que el diseñador Zenén Calero Medina y el escultor y pintor Sergio Roque Ruano recibieron el pergamino de Hijo Adoptivo de la Ciudad.

La condición de Hijo Ilustre de Matanzas se confiere cada año a aquellos matanceros quienes, por la meritoria labor demostrada en su área de trabajo, hayan alcanzado resultados que enaltecen la vida económica, social y cultural de la localidad. La pianista concertista Hilda Elvira Santiago y el músico Carmelo Marrero Alpízar, director de la sonora Lira Matancera, recibieron el galardón.

Por su parte, Marlén Romero, directora del proyecto sociocultural Corcel de Esperanza y el cantautor Raúl Torres merecieron el Símbolo de la Ciudad, como reconocimiento a su encomiable trabajo en función de contribuir al crecimiento del territorio en el área cultural.

Posterior a la asamblea solemne se desarrolló la gala dedicada a tan importante fecha, protagonizada por artistas matanceros como la compañía Danza Espiral, el dúo de Lien y Rey, el trovador Casuso, Atenas Brass Ensemble, el conjunto folclórico Los Reyes del Tambor y el locutor Oliverio Aballí.

La presentación concluyó con un concierto de Raúl Torres, quien manifestó sentirse muy agradecido tras merecer el Símbolo de la Ciudad, una distinción que esperaba con ansias desde hace años por lo que representa. “No se trata de esperar, sino de hacer cosas por merecer; la cuestión es ganarse los premios, luchar por ellos y no esperar porque cuando alguien crea que los mereces”, expresó al tiempo que lo dedicó a sus padres y a la Ciudad de Matanzas.

Aun así quisiera apuntar algunos elementos referidos a esta gala, dedicada a una de las más importantes fechas relacionadas con la ciudad: el aniversario de su fundación. Desde el punto de vista artístico no existen en realidad grandes señalamientos que hacer gracias al prestigio bien merecido de nuestros creadores.

Creo no obstante que, precisamente por lo que significa esta ceremonia, no debería resumirse a una sencilla reunión donde se haga lo que se hace en cada uno de los actos y eventos artísticos. Existen en Matanzas potenciales talentos, sin demeritar en ningún momento a quienes se presentaron, para ofrecer una presentación que llegue a erizar la piel de los participantes. Se trata de sumar personas para hacer de este lo que debe ser: un momento único e irrepetible para nuestra ciudad.

Debería también tenerse más cuidado en los diseños de audio y luces, cuya baja calidad deslució la actuación de los artistas y aprovecho para resaltar su esfuerzo y entrega en cada actuación. Por último y no menos importante, se debe velar por el vestuario de las personas que asisten a este tipo de actividades, pues considero que un pullover no es el mejor atuendo para participar en una asamblea solemne. Aplaudo la iniciativa temprana de celebrar el cumpleaños de Matanzas en el Velasco donde las personas pudieron disfrutar resguardados de la lluvia.

Son estas solo alertas. En solo un año nuevamente dedicaremos una gala al cumpleaños de la ciudad. Esa ocasión amerita de una organización más precisa e intencionada.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones