Concluyó en Matanzas la fiesta de las palabras (+audio)

Este martes concluyó la décimo tercera edición de Palabras de Invierno, uno de los festivales más prestigiosos en el país si de narración oral se trata, auspiciado por la filial matancera de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Cátedra de Cuentería provincial Dora Alonso, adjunta a la Cátedra Nacional María Garcines.

Rafael Ribot Mendoza, coordinador del evento, explicó que el encuentro este año tuvo carácter internacional, con la participación de reconocidos narradores.

“Se unieron para ello los eventos Contarte y nuestro tradicional Palabras de Invierno e invitaron a las escuelas Centroamericana y Suramericana, que trabajaron en conjunto con las escuelas cubanas de narración oral.

[audio_mp3 url=»http://teveo.icrt.cu/m/p/q6/zj/q6zjmn.mp3″]

“Participaron en esta edición 17 narradores foráneos procedentes de Argentina, Bolivia y Perú, entre otros. La participación cubana estuvo dada por representantes de todas las provincias, desde Guantánamo hasta la Isla de la Juventud.”

En su décimo tercera edición Palabras de Invierno se dedicó a la obra de la escritora matancera Dora Alonso y, especialmente, a una de sus noveletas cumbre, reconocida en Cuba y el área de habla hispana, El Cochero Azul.

Debates, narración de cuentos, leyendas y conversatorios se incluyeron entre las principales propuestas de la cita este 2017. Como cada año la fiesta de las palabras llegó a varios rincones de la provincia, con especiales actuaciones en el área de la Península de Hicacos, para llevar a todos ese mundo mágico que encierran los cuentos, significó Ribot Mendoza, también secretario ejecutivo de la UNEAC en Matanzas.

“Los artistas de la palabra desandaron los rincones de Varadero, donde estuvo el personaje de Martín Colorín con su tropa.

“La prioridad fue entregarle los cuentos al público que debido a sus rutinas diarias no puede asistir a una sala, a los niños en las escuelas y círculos infantiles, pero también a los trabajadores que esperan en una parada o una cola. Estuvimos en hospitales, hogares maternos y de ancianos. Hasta allí llegamos para contar historias.”

Palabras de Invierno 2017 constituyó una nueva oportunidad de enriquecimiento espiritual, en la que los narradores orales del país premiaron a los participantes con nuevas enseñanzas engendradas desde la propia experiencia de nuestros padres y abuelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *