Search
Sunday 13 October 2019
  • :
  • :

Una radio renovada

Los radialistas de la provincia de Matanzas celebramos la Asamblea de Balance correspondiente a los resultados alcanzados en el 2017 y las proyecciones para el 2018. Fue un parlamento diferente, renovador y con una óptica de trabajo y enfrentamiento a las dificultades presentadas en la etapa anterior.

Considero que esta fue la asamblea más profunda, objetiva y transparente de todas a la que he asistido y  puedo asegurar que han sido varias. El lenguaje en el fórum  estuvo en consonancia con los planteamientos de pasillos, algo difícil de lograr en estos tipos de eventos.

Fue un encuentro de comprometimiento, de deseos de hacer, de sumar, de mejorar el quehacer diario de la radio matancera. No hubo solicitudes, demandas ni nada que pudiera entorpecer el trabajo, algo que ha caracterizado a las reuniones delanteras.

Para comenzar, la presentación del informe central mostrado por la directora de la radio en la provincia fue un audio video que recorrió todo el quehacer del sector, con datos convincentes y llenos de logros. Al extremo que recibió reconocimiento de los asistentes, tanto de trabajadores como de los visitantes, entre ellos el Presidente del ICRT.

Los aspectos más debatidos estuvieron relacionados con las acciones que los hombres y mujeres de la radio enfrentaron y deben enfrentar en las etapas venideras. Como dije anteriormente no hubo reclamo y eso se debe en gran medida a que nuestras emisoras y trabajadores en lo individual hemos recibido una inyección de medios, tales como INTERNET, computadoras, teléfonos inteligentes, Tablet, y en breve un equipo de última generación para control remoto, a esto se suma la reparación capital de varias de nuestras emisoras de la provincia, por solo mencionar algunos recursos.

Los planteamientos rondaron en torno a estos adelantos tecnológicos y a como estos deben responder a la difusión de la imagen Cuba, en las redes sociales y otras plataformas comunicativas, más ahora que el Imperio Yankee invierte medios y recursos para reforzar el ataque a nuestro país.

Un buen tiempo de la asamblea se dedicó a la música que difunde la radio, hubo criterios  diversos pero todos encaminados a dar mayor divulgación al repertorio nacional, ese que encierra valores y cultura para así desterrar la banalidad y la vulgaridad.

Quedó claro que no hay autores ni números musicales prohibidos, sino cultura y anti cultura, de ahí la selección de la producción musical para nuestros programas. En cuanto a los autores, resaltar los que forman el patrimonio cultural cubano, fundamentalmente los que se quedaron junto a nuestro proceso revolucionario.

En sentido general fue una de esas reuniones que los asistentes salimos con deseos de hacer y sin renegar por el tiempo perdido. Ahora queda en manos de los radialistas matanceros cumplir con su encargo de formadores de valores y acercar la agenda pública con la agenda radial.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones