Search
Sunday 13 October 2019
  • :
  • :

Del Salón de la Fama del Béisbol en Matanzas y su segunda exaltación

La aprobación de la creación del Museo y Salón de la Fama del Béisbol en la provincia de Matanzas, en el Palmar de Junco, por iniciativa de la Dirección de Deportes, como es lógico con el apoyo de las autoridades locales, es una muestra de reconocimiento a los más de 150 años del bien llamado Deporte Nacional en la provincia y especialmente a sus protagonistas.

El béisbol forma parte indisoluble de nuestra historia y de nuestras tradiciones, por lo que la inauguración de la referida institución constituye la materialización, en una primera etapa, de un sueño aún más ambicioso de varias generaciones de matanceros y de cubanos en general, de que un día sea la sede del Salón de la Fama del Béisbol cubano de todos los tiempos, algo que no acaba de concretarse.

Pero mientras, sea realidad o no ese deseo, podemos sentirnos satisfechos de contar desde el pasado año con una Sala que prestigia a la inmensa cantidad de jugadores oriundos de la provincia que han puesto el nombre de Cuba bien alto, muchos de ellos con sus nombres recogidos en recintos similares de diferentes países.

En la primera exaltación, ocurrida en febrero de 2017, fueron homologadas 17 glorias matanceras de antaño recogidos sus nombres en la placa de la Fama del Béisbol cubano antes de 1959, encabezadas por Martín Dihigo, José de la Caridad Méndez y Orestes Miñoso y fueron exaltados el limonareño Silvio García y los yumurinos Gaspar Pérez y Rigoberto Rosique.

Para este martes, 6 de febrero, la cifra del segundo reconocimiento aumentó a tres jugadores destacados de la etapa  profesional: Roberto Estalella, Sandalio Consuegra y Rogelio Martínez y seis del béisbol revolucionario: Félix Isasi Mestre, Wilfredo Sánchez, Lázaro Junco, Fernando Sánchez, Jorge Luis Valdés y José Estrada.

Además, serán honrados un árbitro, Raúl Atán; un historiador, Alfredo Santana; un periodista, Reynaldo González Villalonga y un director de equipo, designación que recayó en Gerardo Junco y se insertarán en el nicho de los Inmortales al lanzador Basilio Rosell y al árbitro Armando Rodríguez, que aparecen en el Salón de la Fama del beisbol mexicano, y al neopoblano Dagoberto Blanco Campanería, insertado en el Museo Latinoamericano con sede en República Dominicana.

Para llegar a integrar un lugar entre las figuras destacadas del museo con sede en el Palmar de Junco, Monumento Nacional, hay que poseer ciertos requisitos que establece el Reglamento del Salón, entre los que se encuentran como principales:

-Elección de jugadores y funcionarios que han contribuido al auge y prestigio de dicha disciplina como ciudadanos y atletas ejemplares propuestos por el Comité de Expertos.

-Serán elegidos por un Comité Seleccionador, de los propuestos, los que más votos obtengan, superior al 75 por ciento.

– No serán elegibles aquellos peloteros amateurs, con menos de siete años jugando en los campeonatos oficiales cubanos (Series Nacionales y Selectivas y otras equivalentes).

– No serán elegibles aquellos peloteros profesionales que no hayan participado en campeonatos oficiales de la República de Cuba, con independencia de la categoría de que se trate.

– El pelotero que durante cinco años haya ido a la boleta y no obtenga el 75 por ciento de los votos, quedará eliminado automáticamente.

– Tener no menos de cinco años (5) de retiro del béisbol activo como jugador.

– Poseer resultados deportivos de calidad, tanto en el país como en eventos internacionales.

Según informó la ingeniera Elena González, directora del Proyecto Comunitario Palmar de Junco, el acto solemne de exaltación será este martes 6 de febrero, a las 6:00 de la tarde para el que han sido invitados familiares de los homenajeados y glorias deportivas del territorio.



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones