Search
Sunday 13 October 2019
  • :
  • :

Conversación con un amigo

Un amigo me confesó que no conversaba con extranjeros en la calle. No quiere que lo tilden de “jinetero” (personas que se acercan a los turistas con fines lucrativos). De inmediato le riposté: “Todo lo contrario, somos las personas honestas quienes más debemos dialogar con los visitantes, para mostrarle la verdadera imagen #CUBA.”

El tema me interesó y le expliqué que nuestros enemigos gastan miles y miles de dólares en campañas difamatorias contra nosotros. Hablan de inseguridad, enfermedades y otros males, con el único propósito de perjudicarnos. Por ejemplo, recientemente circularon por INTERNET fotos de la demolida isla de Puerto Rico después del huracán María y decían que era Cuba. Le pregunté: “¿Cuál es el propósito de la infamia?”

No importa cuántas blasfemias hablen de Cuba, sus gentes y de la Revolución, la vida es más rica que toda esa sarta de mentiras que hacen circular y de la que muchos se hacen eco. La verdad la tienen los turistas repitentes, los intelectuales que visitan la nación y los foros internacionales. Quien dude de nuestra tranquilidad lo remito a
indagar sobre el galardón recibido por nuestro país en la Feria de Turismo española como nación más segura para practicar turismo.

Hace muy poco, le señalé, el Departamento de Estado de Estados Unidos aconsejó a sus ciudadanos «reconsiderar» los posibles viajes a la Mayor de las Antillas. Recomendación que no tiene nada de ingenua.

Para tu conocimiento, le dije, E.E.U.U. clasifica el sistema de alerta por un escalafón que ubica a las naciones en cuatro niveles, donde el primero solo conlleva «tomar las precauciones normales» y el cuarto recibe la advertencia de «no viajar».

A Cuba, uno de los países más seguro del mundo, lo ubican en el nivel tres y la sugerencia es de «reconsiderar las visitas» debido a que «existen riesgos graves para su seguridad y protección». ¿Es risible o no esa malévola clasificación?

La Feria española, le dije a mi interlocutor, fue inaugurada por los reyes de España Felipe VI y Letizia. Asimismo participaron los principales turoperadores europeos y canadienses, o sea, no fue un evento “de quinta categoría”. Hay seriedad en sus postulados.

Entonces, le reiteré a mi “socio”: “¿A quién le corresponde intercambiar con los turistas y visitantes extranjeros, a nosotros o a los delincuentes internos?”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones