Search
Sunday 13 October 2019
  • :
  • :

El Congreso debe ser en la base

Analizar las esencias mismas del funcionamiento orgánico, el papel del sindicato, su fortalecimiento y la movilización de los trabajadores en el cumplimiento de metas productivas y de servicios deben marcar el proceso de balance del XXI Congreso de la CTC en la provincia de Matanzas.

Ese es el resultado pretendido para las 6 mil 215 estructuras de base, de estas 350 no estatales, que efectuarán un proceso cuyo éxito dependerá de la manera en la que se debata cómo mejorar la actuación sindical, y de la capacidad y calidad de los integrantes del nuevo ejecutivo, asveró Isdalis Rodríguez Rodríguez, secretaria general de la CTC en predios yumurinos.

“Es estratégico proponer a personas preparadas, aptas para cumplir eficientemente las misiones de una organización de probada utilidad, y llamada a perfeccionar la forma de representar a los afiliados. Conseguirlo está en las manos de quienes proponen, de quienes eligen. Hacerlo bien sería trascendental aporte al Congreso más importante, al que acontece en los colectivos laborales”.

Consideró que las 2 mil 636 asambleas de balance realizadas confirman la urgencia de seguir reforzando la preparación de espacios que deben rehuir de formalismos para propiciar la participación real en exámenes que ayuden a entender que el sindicato existe en asamblea, para exigir y ser exigido, y que cada colectivo tendrá los representantes que él mismo elija.

Rodríguez Rodríguez ponderó el rico intercambio originado por la lectura y discusión de la Convocatoria al XXI Congreso, contextos en los cuales hubo propuestas de mucha valía, como las vinculadas con la búsqueda de reservas que incrementen productividad, eficiencia, bienes, servicios e ingresos, tópicos también resultantes de la presentación del plan de la economía y del presupuesto.

Precisamente a la marcha de tan relevante proceso político para asegurar las cifras pactadas para el 2018 dedicó uno de sus puntos el pleno del comité provincial de la CTC, reunión que se pronunció por un control riguroso de la materia prima, “asunto al que no se le presta toda la atención”, se estimó.

“Hay que bajar a los centros pequeños, a la panadería, la dulcería, a cualquier sitio donde aún no se comprende la necesidad del ahorro, del uso racional de cada recurso, porque donde se dilapida se pierde la posibilidad de producir más y también de ingresar más”, reflexionó Carmen Rosa López Rodríguez, segunda secretaria de la CTC.

Tomado del periódico Trabajadores




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones