Desde mi ventana

Este domingo 11 de marzo, aunque con una hora de adelanto en el reloj y la calle humedecida por una tenue llovizna madrugadora, es igual a los demás, pero con algo diferente. Motivos hay más que suficientes porque los cubanos vamos a las urnas a elegir a quienes nos representarán en las Asambleas provinciales y el Parlamento.

Desde mi ventana observo, cada domingo, el ritual de vecinos y otros que transitan debajo de mi apartamento; unos, los más, toman dirección a la feria agropecuaria que se desarrolla en la Plaza XIV Festival, del municipio de Matanzas; otros, se dirigen  al cementerio para llevar flores a sus muertos. Ese rito hoy tiene otras tonalidades, porque aunque cumplan el compromiso dominical, primero o después hay otra responsabilidad y esta es con la Patria.

En la escuela primaria Seguidores de Camilo y Che funcionan tres colegios electorales del reparto Armando Mestre, de esta ciudad, escuela que también está en mi campo visual, por eso veo algunos votantes llevar en sus manos jabas, para después realizar las compras para la venidera semana, otros, llevan sus flores hasta las urnas y de ahí seguir viaje al campo santo.

Abuela y nieta en funciones electorales.

Lo que no he observado es despliegue policial, represión, fanfarrias, campañas escandalosas, politiquería ni nada de esa falsa que se observa en las elecciones de otros países.

Un nuevo elemento adorna las calles este domingo y son los pioneros, que visten uniforme escolar porque tienen la responsabilidad de custodiar las urnas, a diferencia de las naciones donde esa tarea recae en manos de mafias, corruptos y cuerpos represivos.

Este domingo, después de cumplida estas misiones cada uno asume su día de asueto de diferentes formas y posibilidades, pero todos, si así lo deseamos podemos estar presentes en el conteo de los votos. Esto es verdadera democracia, no la representativa que nos quieren imponer, lo que no pueden hacerlo porque les falta moral y otras virtudes que desconocen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *