La gripe busca chiquitines

Un incremento en las enfermedades respiratorias agudas caracteriza esta temporada. Las variaciones de temperatura, la sequía y hábitos incorrectos contribuyen a su proliferación.

Se trata de una dolencia que constituye una de las razones de consultas más frecuentes en los hospitales infantiles, donde supera el 40 por ciento de los casos atendidos y de esos alrededor del 30 son ingresados. Los niños menores de dos años se manifiestan como el grupo de mayor riesgo, pues en ese período su sistema inmunológico es aún débil, son los más manipulados y por tanto los más expuestos a esas enfermedades de fácil transmisión, como indica el sitio digital infomed.cu

Al efecto se recomienda acrecentar la ingestión de líquidos que ayuden a hacer fluir las secreciones; el aumento de la lactación en los más pequeños, con una estricta vigilancia de su estado general.

Vale señalar que en los menores de dos años no es apropiado el empleo de jarabes, infusiones, zumos u otras alternativas para tratar la gripe común. Ocurre que les damos a los niños los mismos medicamentos de los adultos, sin saber que en vez de mejorar se agudiza la infección respiratoria y se impide que con sus reflejos normales
combatan la infección.

En todos los casos hay que acudir al médico, mucho más si se observa decaimiento, persistencia febril y dificultades al respirar y tragar los alimentos.

Son enfermedades que vienen y van, pero requieren de la mayor atención, sobre todo entre los más vulnerables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *