Con Vilma, más libres y capaces

Resulta imprescindible recordar a la heroína de la Revolución Cubana, Vilma Espín Guillois, cuando este 7 de abril se cumple el aniversario 88 de su natalicio. Y es natural que se rememore a la presidenta eterna de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) porque con su trabajo y ternura logró adentrarse en el corazón de los cubanos y en especial en nosotras, que fuimos más libres y capaces a partir de su abnegada labor.

Como indicara Dorisbel Guillén en su artículo La eterna candidez de Vilma, esa cubana de sueños callados bajo el antifaz de luchadora clandestina, mambisa del siglo XX, supo ganarse un título de heroína entre los hombres que lideraba Raúl.

Ella creyó en Fidel y tomó su palabra al pie de la letra cuando dijo que “Las mujeres pueden ser útiles en todos los sentidos”. Ella misma fue la prueba de que las manos femeninas podían portar un arma con toda la firmeza de sus maternidades y con todas las exquisiteces de su género.

Emprendió junto a nosotras un proceso de reivindicación que alcanza su expresión natural con la FMC. Ha sido una batalla por la educación técnica y superior, por el círculo infantil, por la igualdad económica e intelectual, por la lucha contra la violencia doméstica y los rastros de machismo, un combate que ha alcanzado muchas victorias a lo
largo de estos años de Revolución.

Si de algo tiene que vanagloriarse este sistema socialista cubano es de esta conquista que dignifica la vida de este 50 por ciento de la población que tanto aporta al avance del país, gracias a heroínas como Vilma Espín, siempre presente en nuestros corazones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *