Search
Wednesday 18 September 2019
  • :
  • :

Las lecciones de Jovellanos

Raydel Cabello Valle, cuarto de izquierda a derecha, fue ratificado al frente del Comité municipal de la CTC.

Todas las intervenciones vinieron a corroborar lo que ya me habían comentado. La excelente preparación de los dirigentes sindicales de Jovellanos sugieren fortalezas para asumir con eficacia la representación de los afiliados, unas de las misiones más importantes de la Central de Trabajadores Cubanos y sus sindicatos.

La tribuna fue la Conferencia XXI Congreso, el máximo evento que allí para nada se desaprovechó. A la manera de cada cual, metas, planes incumplidos, bajas producciones, encargos estatales insatisfechos, robos de materia prima, instrumentos para impulsar las prestaciones de servicios, mencionaron los que asumieron la palabra.

Movilizar a los trabajadores hacia el cumplimiento de los planes es la única manera de conseguir sacar las reservas productivas aún existentes en la Empresa Agroindustrial de Granos de un municipio como Jovellanos, estratégico en la producción de alimentos, que el año pasado se vio imposibilitado de cumplir sus ventas netas.

Todas las intervenciones aludieron a las herramientas con las que cuenta el sindicato en Cuba para representar a los afiliados.

Precisamente la Agroindustrial de Granos y la de Comercio y Gastronomía se convirtieron en dos empresas que no pudieron sacar adelante los resultados económicos de un territorio donde la de Cultivos Varios Vladimir Lenin sí pudo sacar la cara, al sobrecumplir al 34, 5 por ciento, un porcentaje que se tradujo en más papa, frijoles, viandas y vegetales para la población.

“Solo un sindicato que sea ejemplo y convoque bien puede ayudar a que en un colectivo la gente lo dé todo”, asegura la joven de 20 años Lisandra Mayor Alfonso, secretaria general del Buró Sindical en la Lenin.

Dos años atrás, explicó al plenario, había tantas pérdidas económica allí, que era impensable salir adelante como ahora, “pero no hay cosa que la unidad y la acción sindical no consigan”, afirma la muchacha que desde hace justamente 24 meses dirige una organización de la que nada sabía cuando comenzó a trabajar en el departamento de Recursos Humanos.

La presencia de las principales autoridades políticas y gubernamentales de Jovellanos posibilitaron esclarecer inquietudes.

Con ella concordó el veterano dirigente Julio Antonio Pino Alejo, quien aseguró que con un sindicado como el de la Lenin la economía está segura, a diferencia, contrastó, de algunos colectivos donde la organización se deja robar la iniciativa.

Desde la sucursal del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC), un reclamo se escuchó con especial atención: “Hay que analizar con los trabajadores el plan de medidas para revertir auditorías calificadas deficientes, algo que afecta los ingresos de los trabajadores, lo mismo que los planes para prevenir lo que conduzca a delitos, corrupción e ilegalidades.”

Por Comunales, un delegado reclamó la urgencia de proveerles instrumentos de limpieza para poder mantener limpia las calles de Jovellanos, un asunto al que las autoridades locales reconocieron que no le están prestando la atención que merece el asunto.

Las buenas condiciones con las que quedó luego de ser reparada posibilitó que la sede de la CTC municipal mereciera la condición de Local XXI Congreso.

Los acertados métodos de Raydel Cabello Valle y su ejemplo de consagración, le valieron para ser ratificado al frente del Comité municipal de la CTC en un municipio que desde su XXI Conferencia demostró cuánto más puede hacer el sindicato para demostrar su incuestionable utilidad.

De mejores condiciones de vida disfrutan ya los dirigentes del máximo órgano de dirección del movimiento sindical en Jovellanos, luego de que su sede fuera reparada, lo que le valió para ser declarado Local XXI Congreso de la CTC.

  • Fotos de la autora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones