Search
Wednesday 18 September 2019
  • :
  • :

Lázaro Peña y la creación del Consejo de Deportes y Educación Física de la CTC

En este Primero de Mayo, Día de los Trabajadores, no quiero pasar por alto las primeras actividades de carácter deportivo realizadas por el movimiento obrero cubano poco tiempo después de crearse la CTC.

Al fundarse en 1939 la Confederación de Trabajadores de Cuba, por iniciativa de su indiscutible líder, Lázaro Peña, entre las primeras propuestas aparecía un plan para que los sindicatos realizaran ejercicios físicos en los centros laborales.

En ese tiempo hubo clases impartidas por el profesor Troadio Hernández, obrero litográfico y brillante deportista, quien fuera campeón en el lanzamiento del martillo en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de México, en 1926.

Ya un año después, en 1940, se crea el Consejo de Deportes y Educación Física de la CTC, que por coincidencia tuvo un lema que años después, en la triunfante Revolución Cubana dirigida por Fidel Castro, tomaría el INDER: “Más Deportes y menos vicios”.

Este Consejo sería el encargado de organizar el Primer Campeonato de Béisbol Obrero en la capital con la asistencia de 15 equipos, ganado por la fábrica de tabacos y cigarros Partagás y que ya al siguiente año tuvo acción en otras provincias, hasta 1947, debido a la situación política reinante en el país y en la que grupos mujalistas de tendencia divisionista, apoyados por fuerzas gubernamentales, ocuparon la CTC y ese mismo año clausuraron la emisora Mil Diez, órgano de los comunistas cubanos.

En un trabajo publicado por el periodista Elio Menéndez, el primero de junio de 1997, encontramos este hecho en el que tuvo que intervenir Lázaro Peña: “Fue amplia la acogida de aquellos primeros certámenes, al extremo de que el presidente de la elitista Liga de Béisbol Amateur, Laureano Prado Clark, insinuó que los peloteros de ese circuito que jugasen en el campeonato obrero, serían declarados ineligibles.

“Lázaro, lejos de inmutarse, se limitó a declarar públicamente con aquella agudeza característica, que de ser así, por acuerdo del Comité Ejecutivo de la Central de Trabajadores, se prohibiría a sus afiliados tomar parte en los certámenes de la Unión Atlética Amateur, lo cual motivó que Prado Clark se aconsejara.”

En esos campeonatos podían jugar blancos y negros, algo que en aquellos años estaba limitado por la discriminación racial en el deporte.
Además del béisbol, la CTC organizó algunos aislados torneos de otros deportes, sobre todo de forma interna en los centros de trabajo y de los que surgieron destacados competidores.

Después del Primero de Enero de 1959, también gracias a Lázaro Peña, se reactivaron estos torneos obreros con el nombre de Juegos de los Trabajadores, en los que ya hubo una mayor organización con el apoyo del INDER y los Sindicatos e incluso se llegó a efectuar topes con otros países.

De esa etapa no podemos olvidar el Plan Nacional de Fisminutos, en los que los trabajadores realizaban ejercicios antes de iniciar su jornada laboral para adquirir un mejor estado de salud y un mayor rendimiento laboral.

En fecha tan significativa como la del Día Internacional de los Trabajadores, es necesario recordar estos acontecimientos para rendir homenaje, no sólo al inolvidable Lázaro Peña, sino también a todos aquellos trabajadores que en épocas difíciles vividas por nuestro país, pusieron en alto el nombre de Cuba en el deporte mundial.

Fuentes: Pablo Amay Álvarez, obrero litógrafo e historiador…

Artículo Béisbol en la CTC, del periodista Elio Menéndez



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones