Medicamentos en Cuba, una dificultad sin resolver

Comprar un medicamento en Cuba en el momento en que te lo receta el médico es algo difícil y hasta lo puedo entender, voy a culpar al bloqueo, algo que siempre que pueda evitar lo hago, porque con esa manta se cubren muchas deficiencias que tuvieran solución si todos cumpliéramos con lo que nos corresponde.

Existen dificultades que tienen por origen la negligencia, el lucro y el facilismo. Este es el caso de los medicamentos asignados por el  llamado tarjetón, control para los pacientes con enfermedades crónicas que necesitan, de por vida, un tratamiento médico.

Un amigo que padece de diabetes e hipertensión se me acercó para decirme que tiene tarjetón por ambas enfermedades y que en la mayoría de las oportunidades nopuede adquirir los medicamentos indicados, porque cuando los va a buscar a la farmacia ya se acabaron.  Él pregunta: “Si poseo un tarjetón es porque requiero el medicamento y además, lo tengo que adquirir en la botica donde está asignado, infiero, dice, que se debe ubicar la cantidad suficiente para cada paciente. Agrega el enfermo que si no existe la cantidad correspondiente para cubrir todas las necesidades, entonces hay que adoptar medidas para atenuar el déficit.”

El propio afectado hace una propuesta que muy bien se pudiera colegiar. Plantea el desventurado que como existe un tarjetón todo debe estar controlado por este documento. Y señala: “Si la cifra no cubre el mes para todos los enfermos, entonces que alarguen el ciclo y en vez de mensual que lo hagan cada dos meses, así, al menos, tenemos seguro el 50 por ciento del  medicamento que requiere cada aquejado. Comparto el criterio de este amigo, porque de lo que estoy seguro es de que algo se debe hacer, ya que lo establecido no marcha bien.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *