Search
Monday 14 October 2019
  • :
  • :

Veinte años de integración científica

El Polo Científico Productivo (PCP) de Matanzas es un mecanismo de integración que en este 2018 celebra 20 años. Acerca de los antecedentes de este programa científico creado a partir de una iniciativa de Fidel para favorecer el desarrollo sustentable, la ingeniera Marisol Gil Gil comentó:

“Este organismo desde su nacimiento se vinculó con el movimiento del Fórum y el Sindicato de Trabajadores de las Ciencias, es decir, se conformó una triada enfocada a la colaboración entre los centros de investigación, los innovadores y el sector productivo.”

Una convocatoria que la comunidad científica de la provincia hizo suya.

“Para Matanzas esa fue una oportunidad estratégica en momentos en que el sector de las ciencias, como el resto de las esferas, estaban afectados por las limitaciones económicas que impuso el Período Especial y como nunca antes era importante que los científicos se integraran.

“De ahí que instituciones tan valiosas como la Estación Experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey, del municipio de Perico; la de la Caña de Azúcar (EPICA), de Jovellanos; la de Cítricos de Jagüey Grande; la universidad, el propio CITMA y otros grupos que contaban con su gran potencial científico, permitieron que se abrieran nuevas líneas de estudio para dar respuesta a las prioridades que el país había definido para esos años.”  

Ejemplo de ello fue el fortalecimiento de direcciones como la biotecnología agrícola.

“En Matanzas se trabajó mucho esa línea en la EPICA y en la universidad con el tema de la energía. También en esos años era muy importante para el país la producción azucarera de esta provincia –como lo continúa siendo hoy-, pero había más centrales y se decidió que esas industrias también utilizaran la tecnología instalada en bien del proceso tecnológico.

“Así nació lo que en aquel momento se llamó el macroproyecto azucarero porque integró el trabajo de los aniristas recuperando equipos para que el tiempo de parar la molienda fuera mínimo. Todo esto se desarrolló de conjunto con el manejo de la caña de azúcar en los campos, desde la selección de semillas y variedades de caña,  la siembra, la cosecha.”

Explica Marisol que como la producción de alimentos siempre ha sido un reto para nuestro país, durante los primeros cinco años del PCP matancero se llevó a cabo el proyecto Girón Proteico.

“La dirección de la provincia estaba empeñada en hacer producir nuestras tierras, era una respuesta de los matanceros a la Victoria de Girón, pero buscando los alimentos para el pueblo. De ahí surgió el trabajo conjunto con el Complejo Avícola, la empresa porcina, la pecuaria, la agricultura, la forestal, la genética, por eso el polo es científico y es productivo.”

Y es que al decir de Marisol para una provincia como Matanzas con alto potencial agro-industrial, el PCP es determinante.

“Veinte años después de haber constituido el PCP los retos siguen siendo grandes porque es una herramienta que tienen las autoridades del Partido y el Gobierno de la provincia para convocar al potencial científico a trabajar, donde existen los recursos materiales, por el bien común.

Por ejemplo, nuestra EPICA tiene laboratorios muy buenos para la evaluación de suelos, entonces no hay que duplicar los laboratorios, quien necesite la información o el estudio solo debe contratar los servicios con la EPICA.

“Es decir que la vigencia de la integración sigue siendo un elemento determinante para el PCP de Matanzas.”    

Respuesta de una entrega incondicional que ha multiplicado logros en beneficio de la industria de materiales y de los servicios, la generación de energía y la producción de alimentos, para el beneficio de la población y la economía cubana.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones