Search
Monday 21 October 2019
  • :
  • :

Un muro de conciencia e identidad

Pinturas, símbolos e imágenes se funden en un mural público en el corazón del barrio de La Marina. Precisamente, en uno de los muros del Centro Comunitario Nelson Barrera se erige una obra que apela a la identidad y la transformación del entorno social.

“Es una estrategia para erradicar uno de los tantos vertederos de la zona. En ocasiones llegaba al centro y era un monte de basura, ahora eso ha ido disminuyendo”, explicó Regla González Miró, directora de la casa.

“Estamos activando la participación de los vecinos alrededor de la residencia comunitaria, buscando mejor coherencia porque este sitio responde a la identidad del barrio de La Marina, lugar insigne de la cultura en Matanzas”, añadió Magalys Menéndez Peñate, una de las coordinadoras de la Red de educadores y educadoras populares.

El muro tiene múltiples lecturas e incide directamente en la rehabilitación de la cultura del barrio y la responsabilidad social y ambiental de los pobladores.

Los integrantes del Proyecto Noria Creaciones realizaron la primera parte de este mural con el apoyo de la Red de educadores y educadoras populares en Matanzas, la Oficina del Conservador de la Ciudad y el propio centro, no obstante, la comunidad jugó un papel fundamental, precisó el director del proyecto, Luis Manuel Valdés.

“El mural es más que un pedazo de pared pintada de La Marina que erradica un basurero, es un muro que dice y responde a las identidades de las personas que viven en el barrio, pero que comunica además.”

En este espacio se funde la identidad y el orgullo del color de la piel. También, están representada la religión y el dios compartido.

“Es un grito del excluido, no en la exclusión misma, sino en la identidad, donde el barrio dice aquí estoy y soy. Por eso está ilustrada la diversidad religiosa, de colores, se pintó una comunidad que se tiende las manos para salir hacia adelante, una ceiba que es la casa de todos los orishas y una paloma”, añadió Luis Manuel Valdés.

Este muro puede ser el inicio de la transformación del entorno de sus pobladores, puede ser una pared de conciencia y apelar a la responsabilidad social y ambiental en La Marina.

Aunque hoy solo sean algunos metros de pared llenos de colores, ya los vecinos los sienten suyos y ofrecen sus fachadas para extender un mural de identidad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones