Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Varadero y su dimensión ambiental

En estos días en que se celebra la jornada por el Día del Medio Ambiente, la aplicación de la Tarea Vida se dimensiona en su empeño de minimizar los efectos del cambio climático en Varadero, bajo la perspectiva de un aumento del nivel del mar en las próximas décadas del presente siglo.

Deviene objetivo concreto para avanzar en sus tres áreas prioritarias: la preservación de la vida de las personas en los lugares más vulnerables, la seguridad alimentaria y el desarrollo turístico.

Entre las medidas que plantea para contrarrestar las afectaciones en las zonas vulnerables está no permitir la construcción de nuevas viviendas en nuestros asentamientos costeros y reducir las áreas de cultivos próximas a las costas.

Esto se patentiza, por ejemplo, en la decisión de extender el cultivo del henequén hacia Limonar e interiores del propio municipio de Cárdenas.

En mi opinión, para el polo turístico resulta relevante la consecución de la Tarea Vida, habida cuenta la necesidad de asegurar varios detalles esenciales: la disponibilidad y el uso eficiente del agua; la reforestación hacia la máxima protección de suelos y aguas, con énfasis en los manglares de la costa desde la Ciudad Balneario hasta la Perla del Norte y la detención del deterioro de los arrecifes de coral, rehabilitarlos y conservarlos, tanto en el área cercana a la
Península de Hicacos, como en su cayería circundante.

A ello se suma el cuidado de las dunas y la limpieza del mar, elementos claves de la opción de sol y playa número uno del país.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones