Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

¿Protección al consumidor?

Por causa que no viene al caso estoy visitando sitios que con anterioridad no frecuentaba, lugares donde se genera la mayor información para escribir los más suculentos comentarios, reportajes y cuantos géneros periodísticos desee un profesional de las comunicaciones.

Ya deben saber que me refiero a las “colas”. En una de ellas escuché los comentarios más extraordinarios que usted se pueda imaginar. Si la agenda mediática habla de la ley, de las normativas y la aplicación del cuerpo legal para implantar, aplicar y proteger al consumidor, en las “colas” está el verdadero “pollo del arroz con pollo”.

En la mencionada fila  llegó un hombre, ya entrado en años, y soltó al aire sin dirigirse a nadie en particular, el siguiente párrafo: “Ya eso de la protección al consumidor me tiene…” –expresión común entre las personas que no están ante un público selecto.

Bastó ese enunciado para provocar un verdadero foro sobre el tema. Uno de la “col” dijo: “Eso es para mantenernos entretenidos, porque todo sigue igual.” Seguidamente comenzó a narrar una experiencia del día, ahí puse mi celular a grabar porque la sesión enrumbaba provechosa.

Esa persona relató que venía de visitar una tiendecita de la ENSUNA y la dependienta, que estaba viendo en su celular una película, serial, novela o algo parecido, se molestó  porque él le hizo dos preguntas sobre un artículo que quería comprar.

No sé por qué te preocupas si eso es normal, no solo en esa tienda, sino en casi todos los establecimientos donde uno va a comprar, dijo otro con un tabaco en la boca. El del tabaco expuso: “lo que tienen que hacer es pagarle a los inspectores un por ciento de las multas que pongan, para que vean como eso se acaba”.

Está loco fulano, dijo una señora de bien vestir, entonces se tendrá que promulgar una ley para proteger a los vendedores porque los inspectores la tomarían contra ellos, para incrementar sus ingresos. Tiene razón fulana, dijo un vendedor de maní que estaba en el círculo del debate.

En ese momento todos querían hablar a la vez, decir sus experiencias, arreglar el mundo y de la nada llegó el camión que traía la leche fluida, lo que hizo interrumpir el debate. El punto culminante lo puso un jovencito cuando dijo: Si la leche llega tarde, como ahora, no es maltrato al consumidor. Pero ya todos, los que hablaron y los que escuchaban, fueron a lo que más les interesaba, unos a cuidar su turno en la “cola”, otro a colarse y un tercero a ver si le vendían una bolsa de más, por la izquierda. Es verdad, parece que todo sigue igual.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones