Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

Desde la conciencia y con rigor

La puesta en vigor de la Resolución número 54 del Ministerio del Comercio Interior, publicada en la Gaceta Oficial de la República de Cuba, que norma la protección al consumidor constituye una necesidad, pues se trata de regular la conducta entre vendedores y clientes.

Con este afán, directivos y administradores de las diversas instalaciones, tanto del sector estatal como privado, adoptan medidas, algunas de las cuales durmieron por lustros en archivos y almacenes.

En mi opinión, resultará trabajoso su cumplimiento en el sector minorista si se tienen en cuenta las continuas violaciones en cuanto a condiciones de las pesas, en mal estado por el uso o a propósito por los vendedores; una mercadería con multas establecidas durante años y sin la aplicación de los indicadores de calidad, caducidad y merma, y lo más sensible: esa conducta de desaire en algunos empleados a la hora de decirle el precio al consumidor, a sabiendas que está adulterando el importe del producto.

Son males que hay que combatir desde la conciencia y con rigor. Estoy convencida de que esa gran batalla se ganará para beneficio de todos. En gran medida, si el propio consumidor no justifica las malas prácticas, como sucede a veces y encara, aunque se disguste, cualquier acto de transgresión contra su bolsillo.

No lo dude. Este es uno de los combates más arduos a librar si queremos avanzar en la concreción del nuevo modelo económico y social de la nación porque además, su validez genera control y eficiencia administrativa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones