Search
Wednesday 17 July 2019
  • :
  • :

¿De dónde salió el “Dubrocq”?

El nombre de nuestros barrios resulta toda una incógnita para muchos de los matanceros. Una deuda que, sin dudas, debemos saldar poco a poco con la historiografía local.

En la periferia de la ciudad de Matanzas, al extremo de la barriada de Versalles, muy cerca de los vistosos barcos del puerto, se levanta el barrio de Dubrocq. ¿Por qué se llama así?

Don Pío Alejandro de Dubrocq era propietario de esas tierras al sotavento de la bahía de Matanzas. Había nacido en Trinidad en 1809, pero fue trasladado desde pequeño a la Ciudad de los Puentes, sitio natal de su señora madre.

La familia del padre, Don Miguel Dubrocq, procedía del Sur de Francia y encontró en Cuba un refugio de la histórica Revolución Francesa.

Además de amplias posesiones de tierra, Alejandro de Dubrocq tenía dotes artísticas. Fue dibujante, creyonista, miniaturista e incluso pintor al óleo. Entre sus obras más renombradas figura una realizada al poeta Plácido.

El texto Reseña Histórica de Matanzas lo califica de genial cultivador de las artes pictóricas, sin embargo, como Alejandro de Dubrocq no era profesional, los destinos de sus obras de arte eran las casas de sus amigos.

En 1874, moría este virtuoso matancero cuyo apellido dio nombre a uno de los asentamientos poblacionales de la barriada de Versalles: el hasta hoy conocido como Dubrocq.



Estudiante de Periodismo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones