Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

Más vale darle amor a nuestros viejos

Cuentan que a Pedro sus hijos y nietos no lo comprenden. Como se queda solo casi todo el día, cuando estos llegan él quisiera conversar, contarles cómo pasó la jornada, lo que dijo “Yuya” en la bodega y que a la mujer de Oscar, el vecino de al lado, la tuvieron que llevar al médico.

Él solo quiere conversar un poco y espantar la soledad. Pero los hijos llegan cansados del trabajo y no quieren oírle, sólo les interesa lo que ellos hicieron y las tareas que tienen por delante. “No fastidies más, viejo. Pareces un lleva y trae”, le sueltan sin recato alguno.

Los nietos son peores, le quitan el sillón, le gritan, sobre todo cuando Pedro les llama la atención por alguna fechoría.
Este anciano recibe maltratos que para él son un castigo inmerecido, porque al final él fue quien levantó la casa y los protegió y mantuvo a todos mientras tuvo fuerzas.

Se calcula que alrededor del seis por ciento de las personas mayores del mundo han sufrido alguna forma de abuso y ultraje.

El maltrato de las personas de edad puede llevar a graves lesiones físicas y tener consecuencias psicológicas a largo plazo. Este vejamen a las personas mayores deviene problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el orbe y es un problema que merece la atención de la sociedad cubana, pues en algunos hogares se manifiesta habitualmente.

Podemos hacer muchas acciones de amor por nuestros viejos. Piense que, si no se muere antes, que es peor, usted será uno de ellos en los próximos años.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones