Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

Llamado por la Botica

Matanzas, la historia besa

tus recintos, y al andar

en ti, hay que visitar

a la Botica Francesa.

Allí, la historia traviesa

y original no se agota,

en sus espacios se acota

el pasado y como huella

curiosa, está la botella

de la larga vida rota.

 

El Louvre con sus lamentos

llora en el hombro francés,

y ahora le duelen los pies

al Museo por sedimentos

removidos. En momentos

de restaurar lo olvidado

como ejercicio sagrado,

el rescatar lo perdido

tiene que ser cometido

sin dañar lo conservado.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones