Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Dulce que te quiero dulce

Una red de más de 50 dulcerías estatales se extienden por el occidental territorio de Matanzas, a lo que se suman las gustadas ofertas salidas del sector de trabajadores no estatales, lo que redondea y eleva la calidad total de una propuesta que pese a ser demandada todos los días, se reserva como especial obsequio de cumpleaños o festividades como bodas o quince.

En la calle Medio, la arteria principal de la urbe conocida como la Atenas de Cuba, puede verse a los transeúntes degustando las delicias salidas del Doboch,  lo mismo pasteles, rosquillas, polvorones, cakes, masa real, pañuelitos o Montecristos.

Si en una etapa suben las ventas de estos carbohidratos es precisamente en temporada estival, a punto ya de iniciar en la Isla. “Si ahora promediamos ventas ascendentes a los 7 mil u 8 mil pesos en cada jornada, en julio y agosto fácilmente superamos esas cantidades”, asegura la segunda jefa de la dulcería El Doboch, Lisbey Candales Zarut.

Perteneciente a la Unidad Empresarial de Base de Alimentos, la unidad acaba de incorporar a su cartera de productos dos variedades como la genovesa y el tationov, del tipo de los finos como el Doboch, la pieza de 16 pesos que es el dulce de la casa.

Maikel Grenige Hernández, jefe de almacén, asegura disponer de la  materia prima, primordial en la calidad de los batidos para conseguir óptimas elaboraciones.

Pese a lo habitual que resulta ver a matanceros y matanceras transitar sus calles saboreando dulces, lo hacen convencidos de los  peligros de abusar de su consumo. “Me como uno y ya”, dice un joven musculoso. “Si abusas, te pasas de peso”, advierte. Muy cerca de él, una señora bien gordita se declara caso perdido. “Yo si no cojo lucha. Como a toda hora. Me encantan”.

Mientras observo el entra y sale de personas del Doboch y a un señor anunciando que compren sus “señoritas”, es fácil concluir que cualquier oferta gastronómica podría escasear en Matanzas, pero lo que se dice dulces, los dulces están garantizados.

Nada que la provincia trasciende ya a ámbito nacional, no solo por ser la cuna del danzón, la rumba o la belleza de su famoso balneario Varadero. La ciudad de la poetisa Carilda Oliver Labra en los últimos tiempos se ha convertido en fuerte plaza de producción y venta de dulces elaborados con harina.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones