Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

Sumergirse en el océano familiar

El envejecimiento poblacional es uno de los detonantes del cambio.

¿Cómo enfocar adecuadamente los visibles cambios en la forma de ver la vida de las familias cubanas? Ya no podemos hablar en los mismos términos utilizados en el siglo XX.

Estas últimas décadas de intenso reto han provocado transformaciones reflejadas en la visión, no sólo de los jóvenes, sino de los adultos, quienes al principio y al final son patrones de conducta para sus hijos.

Estudios científicos sobre esta problemática, como el de la licenciada Marilén Díaz Tenorio, indican tres eventos fundamentales de la evolución, a los cuales quiero referirme. Uno de ellos es la aceleración del proceso de envejecimiento poblacional. Si en 1990, por cada cien niños y adolescentes menores de 15 años había 53 ancianos, ahora hay 67 y la mayoría de ellos vive con su familia.

En segundo lugar el incremento de las uniones consensuales como alternativa para la formación de hogares y en tercero, en la selección de la pareja y la formación de la familia se ubica como ideal personal la combinación del atractivo físico y la tenencia de bienes, lo que conduce a una perspectiva materialista de los posibles sentimientos.

Como señala la investigadora, estas circunstancias indican la inaplazable necesidad de enfrentar una consecuencia inmediata: el sobredimensionamiento de la función económica de la familia, en detrimento de su compromiso cultural.

Esto condiciona que la satisfacción de necesidades básicas traiga aparejado un efecto negativo, en tanto se relegan a planos secundarios la transmisión de valores sociales y culturales y la satisfacción de necesidades más complejas de la personalidad.

La sociedad cubana está obligada a un replanteo de sus aspiraciones en cuanto al rol de la familia para trabajar en el rescate de sus valores intrínsecos, en los cuales exista un equilibrio entre los ideales y la razón. De esa manera, en el presente se construirá ese futuro armonioso que defendemos hasta la heroicidad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones