Search
Wednesday 16 October 2019
  • :
  • :

Especial y permanente tributo de Cuba a Mariana

Con disimiles actividades a lo largo y ancho de la isla caribeña,  federadas, cederistas, combatientes de la Revolución Cubana y estudiantes, rindieron especial tributo a Mariana Grajales, al cumplirse este jueves el aniversario 203 de su natalicio.

Nacida en Santiago de Cuba, el 12 de julio de 1815, a Mariana le tocó vivir una época de hiriente hostilidad a su raza. Eran años en que los esclavos y esclavas se sublevaban una y otra vez, en que la atmósfera de Revolución se respiraba.

La madre de la patria parió trece hijos en total, de los cuales diez los ofreció a la causa redentora como bravos guerreros. Solo uno de ellos no combatió, porque murió antes de iniciarse la contienda independentista. El resto, con la madre mambisa a la cabeza, se fue al campo insurreccional.

Sus hijos tuvieron mucho de la madre heroica que, a la par de una vida honesta, supo trasmitirles su patriotismo e intransigencia ante las debilidades, rasgo que distinguió a los Maceo Grajales. Antonio, encarnación de todos los Grajales, legó a la historia en 1878 la gloriosa Protesta de Baraguá.  Sin libertad, sin abolición de la esclavitud, no cabía ningún pacto con España. En ese entonces Mariana, con 70 años de edad, partió otra vez con su tropa heroica,  a la emigración revolucionaria.

Desde el exilio la heroica mujer continuó apoyando con su aliento y ejemplo la lucha revolucionaria. En 1892 conoció personalmente a José Martí, en el contexto de los preparativos para la contienda bélica que se iniciaría el 24 de febrero de 1895. Después de verla, el apóstol de Cuba escribió en su periódico Patria, que él fundó: “Vi a la anciana dos veces y me acarició y me miró como a un hijo, y la recordaré con amor toda la vida”.

El 27 de noviembre de 1893 dejó de existir la Madre de los Maceo. Sus restos descansan en el cementerio Santa Ifigenia, en la ciudad de Santiago de Cuba; tierra que la vio crecer y luego educar a su numerosa prole, bajo los mismos principios que la sustentaron.

Heroína presente en la acción de la mujer cubana combatiente y en la lucha revolucionaria de los cubanos de todos los tiempos. Hoy, mañana y siempre, Mariana, esa mujer inmensa que acunó a hijos tan grandes y heroicos como ella misma, vive eternamente en el corazón de su pueblo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones