Search
Wednesday 16 October 2019
  • :
  • :

“… dile que entregué mi vida por la libertad de Cuba”

Gerardo Álvarez Álvarez nació en el poblado de San José de los Ramos, en el municipio de Colón, el 12 de agosto de 1925 y desde pequeño realizó junto a su padre labores agrícolas en la finca Leonila, propiedad de la familia.

Creció con valores, entre ellos su patriotriotismo, humildad, solidaridad y aprendió que la defensa de la patria era lo principal para acabar con la tiranía del dictador Fulgencio Batista,

La noche antes del 26 de julio arriba a la granjita Siboney. El viaje lo hizo en automóvil desde el parque capitalino Los Leones en compañía de Juan Ameijeiras Delgado, Osvaldo Socarrás, Roberto Mederos y el también matancero Félix Rivero.

Aquella mañana de la Santa Ana, Gerardo junto con otros compañeros asaltantes protegían con su armamento de bajo calibre la entrada del hospital Saturnino Lora, ocupado por un grupo al mando de Abel Santamaría, entre los que también se encontraban el conocido doctor Mario Muñoz Monroy, también de Colón, Haydée Santamaría y Melba Hernández.

El fuego del cuartel Moncada se concentró en el centro hospitalario, pues la orden de retirada emitida por Fidel no llegó a tiempo al grupo de Abel y Gerardo resultó herido en el abdomen. Allí se le prestó los primeros auxilios y debido a una delación todos fueron asesinados a balazos.

En una nota escrita a su madre decía: “… si no te vuelvo a ver vieja, perdóname, (…) no podemos soportar seguir siendo gobernados por un tirano. No puedo más, dale un beso a mi hija y dile que entregué mi vida por la libertad de Cuba.”




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones