Search
Wednesday 16 October 2019
  • :
  • :

Playa Girón: ¿por qué no un museo interactivo?

Amantes de la Historia, turistas mochileros, vacacionistas y curiosos de cualquier edad acuden por miles cada año al museo de Playa Girón, en plena Ciénaga de Zapata, porque para conocer detalles sobre la primera gran derrota del imperialismo en América Latina no hay nada mejor que hacerlo allí, donde todo ocurrió.

Es que el mayor y mejor conservado humedal del Caribe insular tiene ese algo que enamora a todos, buena mezcla de la hospitalidad de su gente, la naturaleza exuberante y la herencia patriótica de quienes rechazaron, en menos de 72 horas, la invasión mercenaria financiada por Estados Unidos aquel abril de 1961.

“Lo que no se conoce no se ama” es una frase común que viene como anillo al dedo para definir la función del museo de Playa Girón, testimonio vivo de la lucha de un pueblo por defender su soberanía, donde se atesoran unas dos mil piezas, entre fotografías, pertenencias de los combatientes, material bélico y otros objetos.

El acertado cambio de la museografía, inaugurado en 2016, dotó a la institución de un aire más contemporáneo, aunque algunos lamentan que la abundante información sobre la epopeya solo esté disponible en español, con lo cual se deja “fuera” a un público extranjero, en su mayoría anglohablante.

Como era de esperar, el centro también impresionó hace apenas unas jornadas a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, quien recorrió sus salas durante una visita de gobierno a la provincia de Matanzas que inició en la Ciénaga de Zapata.

Precisamente, el Jefe de Estado cubano sugirió que el Museo de Playa Girón debe lograr la interactividad en la museografía, convertirse en una instalación más moderna con tecnologías audiovisuales, al ser un sitio emblemático en la Isla.

Parece una idea interesante: con la Historia como plato fuerte, el empleo de pantallas táctiles, infografías, hologramas u otros recursos aumentaría ese magnetismo del local dedicado a inmortalizar la heroica gesta, uniría saber con entretenimiento, pondría la memoria al alcance de los cada vez más numerosos nativos digitales.

Tal y como se comprueba fácilmente en museos del mundo la tecnología puede ser una maravillosa aliada y Cuba no está ajena a dicha realidad, con experiencias exitosas como el modernísimo Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales entre Cuba y Europa, localizado en el Palacio del Segundo Cabo, en La Habana.

Otro ejemplo es el también capitalino Memorial de la Denuncia, un espacio donde las personas pueden interactuar con el devenir posterior al triunfo revolucionario de 1959 y que da la idea de lo que podría ser el de Playa Girón si contara con un nuevo arsenal de tecnología a su alcance.

Aunque el pasado puede parecer inmutable, las nuevas formas de aproximarse a él se actualizan constantemente, porque el público cambia y es preciso adaptar el mensaje a su manera de asimilarlo.

Playa Girón es un símbolo del respaldo popular a la Revolución cubana. Conviene entonces repensar el modo de transmitir esa herencia a los jóvenes de la era digital, así se sentirán más cercanos a aquellos otros jóvenes que tomaron las armas para defender su tierra, hace más de medio siglo, y vencieron.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones