Search
Sunday 20 October 2019
  • :
  • :

¡Que no se apague el ventilador!

Vivimos tranquilos porque el Estado cubano garantiza el servicio eléctrico a una inmensa mayoría de la población y pensamos que todo resulta fácil. Sin embargo, la electricidad que consumimos en casa, en nuestros centros de trabajo, que parece completamente limpia, es cara y contamina el entorno.

No hay nada más molesto en esta temporada estival que las breves horas eventuales en que se interrumpe de pronto el fluido eléctrico. Eso significa calor, dejamos de recibir el aire del ventilador, no podemos hacer el café en la hornilla, ni tomar el batido añorado, ni ver la tele, en fin, un sinnúmero de inconvenientes. Y en ese momento todos pensamos cuán necesaria es para nuestra civilización la energía eléctrica, sin meditar cuánto afecta su producción el medio ambiente..

La obtención de electricidad, su transportación y distribución genera grandes afectaciones y constituye la producción de electricidad una de las causas fundamentales de la destrucción del medio ambiente.

El hecho es que esa producción emite gases de efecto invernadero a la atmósfera, al liberar grandes cantidades de dióxido de carbono pone en riesgo al planeta, a lo cual se suma el aun insuficiente uso de fuentes de energía renovables.

No obstante la realidad indica que cada vez utilizamos más y más electricidad. Por ello se hace imprescindible para el país la búsqueda de nuevas vías para obtenerla. Actualmente deviene prioridad el aprovechamiento de las fuentes de energía renovables como parte de los programas de desarrollo económico y social.

A través del uso de energías como la del viento o el sol, Cuba pretende reducir la dependencia de combustibles fósiles, contribuir a la sustentación medioambiental y modificar la matriz energética de generación y consumo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones