Search
Wednesday 16 October 2019
  • :
  • :

Buen picheo, poco bateo

En definitiva la selección cubana de béisbol alcanzó el segundo lugar en los Centrocaribeños Barranquilla-2018 y la clasificación para los Juegos Panamericanos del próximo año en Perú, al vencer a Colombia en un disputado choque de buen pitcheo por ambas partes, que concluyó tres carreras por una.

Si algo positivo tuvo nuestro equipo fue precisamente el cuerpo de lanzadores, con un accionar destacado a lo largo del torneo, incluso, me atrevo a decir que sumo a este criterio la derrota de ocho por una ante Puerto Rico, el merecido campeón, ya que recordemos las inexactitudes de la defensa en ese juego, primero el error de Manduley y posteriormente el deficiente fildeo de Roel Santos con las bases llenas, que contribuyeron al descalabro, luego de 36 años sin perder un encuentro en Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Después la defensa mejoró y terminó como la mejor del certamen. Que pasó con el bateo, bueno aquí sale a relucir la poca oportunidad con hombres en posición anotadora, plasmada por la gran cantidad de corredores dejados en circulación, no sólo en las derrotas ante los boricuas y Venezuela, sino también en algunos encuentros ganados en los que pudieron fabricar más carreras.

Ojalá que esta victoria ante Colombia y el segundo lugar y clasificación señalada no venga a seguir tapando la realidad de nuestro béisbol, que no anda bien desde el año 2006, luego de la excelente actuación en el primer Clásico Mundial.

Siguen los males y los métodos deficientes, por lo que me uno al criterio del colega Joel García, expresados recientemente en el periódico Trabajadores de que: “la serie especial y estar tanto tiempo jugando pelota será un método muy científico, pero no parece el adecuado o ideal para aspirar al oro a nivel regional. Y seguro aparecerán quienes pretendan explicar que todo se debió a factores motivacionales, a cosas extradeportivas, al azar del sistema de competencias, a la incorporación tardía al equipo de los contratados en el exterior y a la pelusa de la contra pelusa sin ir al centro del problema.”

No hay dudas que el béisbol cubano está urgente de cambios, de análisis más profundos y actuales. Este deporte no es el mismo de hace treinta o cuarenta años. La inclusión de profesionales en todos los países hacen más fuerte esta actividad en cada certamen en el que participamos. No se puede tapar el Sol con un dedo.



Comentarista-narrador deportivo en Radio 26. Matanzas. Cuba. Vive en Matanzas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones