Search
Tuesday 15 October 2019
  • :
  • :

Cultura y patrimonio en la Sala White de Matanzas

 

Ubicada en el centro histórico de la ciudad de Matanzas, la Sala de Conciertos José White siempre estuvo ligada a la vida cultural de la Ciudad de los Poetas, considera la musicóloga y profesora Lourdes Fernández Valhuerdi.

Para la historia de Matanzas el inmueble atesora una tradición que se remonta al siglo XIX. En sus inicios fue una casa donde se hacía teatro. A solicitud del Gobernador de la ciudad, posteriormente se convirtió en la sede del Liceo Artístico y Literario de Matanzas, desde 1863.”

Precisamente, el primero de agosto de 1968 se inauguró la Sala Cultural José White en el antiguo local del Liceo Artístico y Literario de Matanzas frente al Parque de la Libertad.

“Desde entonces hasta el presenta ha transitado por diferentes etapas, entre las que se encuentra su período de 16 años cerrada al público, esperando por una remodelación que se concluyó gracias a la gestión y los esfuerzos de un grupo de artistas y constructores.”

Después de muchos avatares, ya para el 28 de enero de 2016 muchos matanceros desconfiaban de la concreción de su restauración cuando, al fin, despertó luego de su letargo de más de una década.

A estas alturas, después de que el pueblo matancero ha disfrutado de lo mejor de la música de conciertos de Cuba en la Sala White, a nadie le quedan dudas de la trascendencia de la institución para mantener vivo el pulso cultural matancero.

“Se ha desarrollado en la sala un trabajo encomiable, a partir de los programas de conciertos de grandes artistas del panorama cultural cubano y extranjero, los ensayos y presentaciones de la Orquesta Sinfónica de Matanzas, como sede de la institución musical”, agregó la profesora.

El arquitecto Ramón Recondo Pérez, proyectista principal de la restauración, destacó la significación de la sala desde el punto de vista histórico y cultural.

“No solo me refiero a su importancia dado el inmueble que ocupa este prestigioso centro cultural, sino por el legado y las tradiciones que en él se encierran al ser una de las obras de mayores valores históricos en el contexto nacional. Es un exquisito lugar de cultura donde se respira la matanceridad, nuestra identidad. Además, habría que resaltar que es este el lugar donde se estrenó oficialmente el primer danzón, Las alturas de Simpson, de Miguel Failde.”

Entre los principales atractivos que distinguen al edificio resalta la conjugación exacta de su estilo tradicional con aires de modernidad, que le aporta una imagen renovada, explicó Sergio Roque, al frente de la restauración del inmueble en su última etapa.

A estas alturas nadie tiene dudas de la trascendencia de la Sala de Conciertos José White para la cultura matancera. Una tarea que ha brindado frutos, pero que aún no concluye. “Ya tenemos la sala, mejores condiciones para desempeñar nuestra labor, pero no nos podemos conformar con eso. Uno siempre tiene que soñar con los pies en la tierra y buscar la excelencia, que cada concierto sea mejor, que la programación de cada mes tenga mayor nivel artístico para que satisfaga el gusto del público matancero y que se convierta en un faro para el país. Este es solo el punto de partida”, resaltó Fernández Valhuerdi.

Recondo Pérez argumentó los principales logros de la restauración. “La sede permanente de la Orquesta Sinfónica de Matanzas es una obra que, si bien pasó demasiado tiempo para verla con las excelentes condiciones que luce en la actualidad, podemos valorar que su calidad es excepcional, con una acogida tanto de público como de personalidades que la visitan, representa un gran logro para los matanceros y para el país.

“Todos los que trabajamos en la restauración estamos satisfechos con ella. Hay que agradecerle también al grupo ATENART por la exquisitez en las terminaciones. Como arquitecto no creo que haya otra obra en Cuba concluida en los últimos tiempos que alcance los detalles en el trabajo de yeso, los pisos y las decoraciones. Un factor primordial en su imagen es que aúna tradición y modernidad.”

En lo adelante los desafíos serán mayores en función de garantizar una programación estable y de calidad para así rescatar a un público que colmaba cada día este lugar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones