Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

Una lección en el herbazal

Al cubano, en sentido general, le haces una pregunta y a los diez minutos ya sabes su vida completa. Hoy pasé por las áreas verdes de la escuela primaria Seguidores de Camilo y Che, en el reparto Armando Mestre, de la ciudad de Matanzas. El jardinero del centro escolar estaba chapeando la enmarañada hierba que en estos días crece a velocidad vertiginosa por las abundantes lluvias.

Le hice un comentario y me respondió con un discurso lleno de detalles. Solo le dije ¡cómo crece la hierba en estos tiempos! y de allá para acá vino un tratado filosófico lleno de verdades que son muy preocupantes, además de lo relacionado con el crecimiento del herbazal.

Me contó que empieza a chapear y cuando termina de dar la vuelta ya el área por donde comenzó está perdida de hierba. Jocosamente me dijo, pero las vacas y los caballos están contentos.

Sin perder tiempo comenzó a disertar desde una óptica martiana. La educación comienza en la cuna y termina con la muerte, realmente no sabía a qué se refería, porque estábamos hablando de hierba y del crecimiento rápido de esta por las frecuentes lluvias.

A mí lo que más me preocupa, me dice el jardinero, es lo que hacen muchas madres que traen a los niños del brazo para la escuela. En una escenificación bien montada y con desplazamientos escénicos, no acorde con su físico y porte, este señor de más de 60 años asumió el personaje de una joven madre.

Imaginariamente se colocó un bolso al hombro, tomó de la mano al pequeño y en la otra sostenía una jaba de basura que, supuestamente, era para llevar al colector de desechos sólidos. Inició un contoneo y de buenas a primera soltó la ficticia bolsa en el área verde y siguió su paso cadencioso. Así cada día yo recojo de cuatro a cinco jabas en el jardín, si no es que llegan primero los perros callejeros y lo derraman todo.

A mí, continúa el actor frustrado, lo que más me preocupa no es tener que recoger esas bolsas que dejan las personas en esta área, sino la mala formación que le dan a sus hijos, porque si mamá lo hace debe ser bueno o normal, seguro así piensan los pequeñines. Entonces entendí porqué me dijo que la educación comienza en la cuna y termina en la tumba.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones