Search
Friday 18 October 2019
  • :
  • :

Consulta popular: ¿hablo o mejor me callo?

Ahora que estamos en plena consulta popular sobre la futura Constitución del país, vale reflexionar algunos detalles acerca de lo que significa opinar en este tipo de análisis.

Entiendo que todo ciudadano puede y debe conocer cómo funciona su país; qué instituciones posee y cuál rol desempeña cada una de estas; qué leyes norman la sociedad y qué papel protagonizan los ciudadanos, sus derechos y deberes.

Debe ser capaz de interpretar las principales leyes de su nación y de hacer uso de su propio juicio mediante fundamentos basados en la razón, para así estudiar soluciones objetivas para los problemas nacionales.

Y no es que yo señale la imposibilidad de que todo el que quiera expresar su criterio lo realice, pero se sabe que algunas personas abren los labios solamente para escucharse y en concreto no aportan ningún elemento sustancioso. Más bien lo que hacen es alargar las asambleas y posiblemente disminuir la oportunidad de otros.

En mi criterio personal, creo que lo primero que hay que hacer es leerse el material en consulta o haber seguido las
intervenciones esclarecedoras de los debates del Anteproyecto en la Asamblea Nacional. Uno no puede aparecerse ante un documento tan relevante interpretando a partir de rumores lo que se analiza.

Después, exponer con un lenguaje claro lo que quiere modificar o incorporar y argumentar su solicitud. Para ello evitar dar datos o detalles innecesarios que no aportan al mensaje.

¿Cuánto tiempo le tomó dominar esos artículos de la Constitución? ¿Mucho? Entonces no espere que las otras personas entiendan de inmediato. Vale explicar las veces necesarias, pero por favor, no decir lo mismo una y otra vez. Si se empieza a tener muchos problemas, intentar segmentar la información. Primero una parte, luego otra.

Se sabe que a los cubanos nos encanta opinar. Pero considero que vale la pena dedicar antes de la asamblea unos minutos a valorar lo que vamos a decir, para que esta consulta alcance la calidad que todos queremos, en el ejercicio democrático de participar en la confección definitiva de la Constitución, que será llevada a Referendo en febrero
del 2019.

La idea es que todos poseen el derecho a hablar y exponer sus ideas y agrego, con el matiz de la seriedad en el conocimiento de lo que se dice, porque está en manos del pueblo el futuro de lo que queremos que sea nuestra nación.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones